¡Ahora, a invertir en las regiones!

0
Imagen: Pixabay
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Durante los últimos años Colombia se ha convertido en uno de los países más atractivos en Latinoamérica para los inversionistas extranjeros, quienes al apuntar la brújula, deciden apostar en nuestro país, entre otras, por su posición geográfica privilegiada, lo que permite fácil acceso a diversos mercados; porque es uno de los países con mayor estabilidad económica de la región; porque logró su entrada a la OCDE; y porque es el cuarto destino más amigable en América Latina para hacer negocios de acuerdo al Doing Business 2018.

Desde 1990, Colombia ha implementado estrategias de promoción de la inversión extranjera concretadas en reformas normativas tal y como quedó reflejado en la Constitución del 91 y en los 17 acuerdos internacionales de inversión vigentes, 7 acuerdos suscritos y 14 acuerdos de doble tributación, lo que nos permite ofrecer y acceder de manera preferencial a más de 60 países en el mundo entero. El actual Gobierno augura un gran compromiso con la estabilidad jurídica para los inversionistas y la inclusión productiva de los colombianos, en su proyecto de Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 “Pacto por Colombia, pacto por la equidad”.

Según informe del Ministerio de Industria y Comercio la Inversión Extranjera Directa (IED) acumulada a diciembre 31 de 2018 fue de US$8.679,2 millones, de los cuales el 75.2 % correspondió a los sectores de petróleo, hidrocarburos y minería y se espera que durante el 2019 se registre una mayor dinámica en materia económica para el país.

-Publicidad-

Según datos de Invest in Bogotá, durante el 2018 esta agencia apoyó la llegada de 43 proyectos nuevos y de expansión a la capital, donde principalmente invirtieron empresas de Estados Unidos, España y México, las cuales superaron los 258 millones de dólares y se generaron alrededor de 5.000 empleos directos, en los sectores de tecnología, tercerización de servicios (BPO), ciencias de la vida, infraestructura, industrias creativas, manufacturas y alimentos procesados.

Es evidente la concentración de la inversión en la capital del país, debido a la precaria infraestructura de transporte (terrestre, área y fluvial) para llegar a diferentes zonas, los problemas de violencia y orden público que fuertemente han azotado parte del territorio, incluyendo los cultivos ilícitos y el contrabando, la falta de personal calificado y principalmente, la ausencia de políticas públicas para visibilizar las regiones y apoyar el desarrollo de los gobiernos locales.

No solo los inversionistas extranjeros deben mirar fuera de Bogotá, sino las empresas colombianas, que piensen ampliar su portafolio de servicios y expandirse, deben revisar exhaustivamente que ofrece cada ciudad y cómo podrían beneficiar sus emprendimientos. Ciudades como Armenia, Santa Marta, Bucaramanga, Pereira, Ibagué, Cali, Neiva, Montería, Sincelejo y Villavicencio, ofrecen a los empresarios infraestructura para operaciones industriales, comerciales y de servicios, zonas francas, amplia oferta académica, talento humano calificado, especializado y bilingüe, incentivos tributarios, costos competitivos y calidad de vida.

Es de resaltar que hoy en día, Barranquilla se ubica como la segunda ciudad con mayor porcentaje de población bilingüe del país. Fue catalogada por el Banco Mundial como ciudad líder en gestión pública gracias al compromiso constante con el desarrollo de obras de infraestructuras y proyectos de renovación urbana. Bucaramanga, se encuentra en el ranking de las 100 ciudades más atractivas para invertir en outsourcing según la consultora internacional THOLONS, además está catalogada por el BID entre las 4 ciudades más competitivas y sostenibles de Colombia. El Valle es la única región multimodal en Colombia. Manizales en los últimos tres estudios del Doing Business ha resultado ser la ciudad de Colombia donde es más fácil hacer negocios, destacándose en registro de propiedades, pago de impuestos y manejo de permisos de construcción.

El pasado 24 de enero, en el Foro Económico Mundial, reunido en Davos, Suiza, se oficializó a Medellín como el epicentro de la cuarta revolución industrial para América Latina, por lo que se enfocará inicialmente en incrementar el uso de la inteligencia artificial (IA) por parte del Estado para combatir el lavado de activos, mejorar el recaudo de impuestos y reducir el contrabando.

Allí mismo, Colombia mostró su portafolio de oportunidades en sectores no tradicionales, como telecomunicaciones, energías renovables, fondos de capital, infraestructura, salud, agroindustria, logística, tecnología, agroquímicos, farmacéutico y turismo, aunque la lista de sectores potenciales en las regiones de nuestro país es mucho más extensa.

Actualmente, cada ciudad compite y tiene su propia estrategia de atracción de inversión, no solo por la necesidad de contar con mayores ingresos y recursos económicos, también para mejorar la calidad de vida, infraestructura y servicios, sino porque cuentan con el potencial para brindar mejores condiciones a sus habitantes, hacer crecer sus industrias, generar empleo y así contribuir al desarrollo del país en general, entidades y agencias de inversión y promoción, como: Pro Barranquilla, Invest in Santander, Invest Pacific, Invest Cartagena, ACI Medellín, Invest in Huila, Invest in Manizales e Invest in Pereira, entre otras iniciativas, han asumido el liderazgo en las regiones, proyectaron y difundieron su potencial y han hecho visibles a quienes durante mucho tiempo fueron invisibles.

A pesar del crecimiento positivo de la inversión, la mayor parte de los capitales se sigue concentrando en Bogotá, dejando a las regiones en un segundo plano y abriendo grandes brechas entre una y otras. Pese a los grandes esfuerzos, falta un largo camino por recorrer.
Nuestras ciudades y regiones superan a muchos países en tamaño, recursos y oportunidades, por lo que nos preguntamos porque aún no son potencias económicas de talla mundial. El Gobierno Nacional, que reconoce la importancia de conectar territorios, gobiernos y poblaciones, debe trabajar de la mano con las regiones, el sector privado y demás actores del mercado, para buscar y lograr la desconcentración de la inversión en nuestro país.

Por: Carla Juliana Sanabria Durán
Abogada de Moncada Abogados

Este contenido hace parte de la edición “Colombia Regional Bicentenario” de La Nota Económica

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-