Micromovilidad: conectando la primera y última milla

0
Imagen: Pixabay.
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Hace poco se conoció la noticia de que Bogotá ocupó el tercer puesto en el ranking de ciudades con peor congestión vehicular del planeta. El listado, divulgado por la empresa Inrix, sostiene que, en 2018, cada capitalino perdió 272 horas atascado en trancones. Por supuesto, tal cifra no se circunscribe solo a los conductores, sino que involucra a los pasajeros de transporte público que también deben enfrentar una infraestructura deficiente y cada vez más congestionada.

Ahora, si se cree que esto es solo un problema de los bogotanos, el informe también mostró que en Medellín las horas perdidas son 138 –con un aumento del 12 % frente a 2017– y en Cali alcanzó las 125. Claramente, el fenómeno dista de ser local y las perspectivas apuntan a un empeoramiento de la situación bajo las condiciones actuales.

Más allá del tiempo, las pérdidas podrían llevarse a términos monetarios, de bienestar, salud y productividad, lo cual deja conclusiones negativas a nivel micro y macroeconómico. Así, el fenómeno no debe dejarse desatendido y se tienen que buscar salidas.

-Publicidad-

Entonces, como respuesta a este problema, han surgido diversas alternativas: desde los grandes proyectos de transporte masivo, que prometen mejorar los tiempos de desplazamiento, pasando por las ya envejecidas medidas restrictivas como el “pico y placa”, hasta el tradicional uso de la bicicleta y otros medios de desplazamiento.

Suscríbase a La Nota Económica para tener acceso total a este y otros contenidos exclusivos.

Si es suscriptor, ingrese aquí.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-