Grupo Kanga busca socializar el campo colombiano con un modelo de negocio orgánico

0
Juan Camilo Tamayo, fundador de Grupo Kanga. Imagen: cortesía.
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Para nadie es un secreto que las preferencias de los consumidores en el mundo han cambiado y Colombia no ha sido ajeno a estos. Es así como los productos naturales y saludables están conquistando cada vez a más personas.

En línea con esa tendencia, han surgido diversas propuestas de negocio que se adaptan a los nuevos gustos, como es el caso de Grupo Kanga, una empresa fundada hace más de un año y medio por el ingeniero colombiano Juan Camilo Tamayo, quien tras regresar al país, decidió apostarle a un proyecto cuyo objetivo fuese socializar el campo en Colombia y promover la sostenibilidad.

La idea nació con dos apuestas fundamentales: Finca Tagua y Vida Orgánica, con los cuales Grupo Kanga ha logrado obtener un crecimiento del 10 % mes a mes.

-Publicidad-

Para conocer los pilares de la compañía, así como sus planes en el futuro, La Nota Económica habló con Tamayo.

¿Cómo describe el mercado de productos orgánicos en Colombia? A nivel financiero, ¿qué tan sostenible es?

El mercado de productos orgánicos en el país todavía está muy joven. Claro está que cuando hablamos de orgánicos debemos excluir los monocultivos como la caña, el café y la palma que cubren el 95 % de las hectáreas orgánicas sembradas en el país y la mayoría es para exportación.

A pesar de haber un avance, como la presencia de algunos productos orgánicos en grandes superficies, el mercado sigue siendo muy pequeño. Esto se debe a que no hay variedad de productos, canales de distribución establecidos y una estrategia de precios. Sin embargo, todas estas son oportunidades para ser líderes en el mercado.

A nivel financiero hay muchas formas de encontrar la sostenibilidad. La primero es que una agricultura orgánica a grande escala es un modelo integral donde se reducen los desperdicios, se producen los propios fertilizantes y, por ende, hay muchas verticales. Existen modelos en otros países donde se encuentran eficiencias importantes en predios de 2 o más hectáreas.

En segunda instancia al no utilizar los principios agroquímicos de la agricultura tradicional, no hay deterioro de la tierra; por el contrario, encontramos mejoras en el suelo, lo que permite una rentabilidad sostenible a mucho mayor plazo sin tener que invertir en recuperación de suelos. Debemos trabajar el estigma de la poca productividad en la agricultura orgánica. Existen proyectos de miles de hectáreas con productividad más alta.

¿Cuál es la historia de Grupo Kanga?

El Grupo Kanga inició sus operaciones en el tercer trimestre del 2017. Al volver al país, después de estar nueve años en Nueva York, percibí que la calidad del producto en Colombia la dictan las plazas de mercado donde los productos se venden por tamaño y peso en lugar de sabor y calidad, como se hace en la mayoría de establecimientos en EE. UU. y Europa.

Además, me di cuenta que no había ningún líder en la agricultura orgánica y fue en ese momento que empecé a trabajar en un proyecto agrícola que integra la agricultura orgánica y una distribución propia donde prima la calidad y el sabor.

Ustedes tienen dos proyectos que son Finca Tagua y Vida Orgánica ¿cuál es el modelo de negocio de cada uno?

El modelo de negocio es integrado entre las dos empresas. En primera instancia, al cultivar y distribuir bajo la misma empresa se logra una mayor rentabilidad a nivel productor y un precio inferior al mercado como distribuidor.

En la actualidad, los productos frescos como las hortalizas, frutas y hierbas los vendemos directamente al consumidor, a través de nuestra plataforma digital y los  restaurantes y mercados especializados.

Además, buscamos verticales que ayuden a reducir los desperdicios e insumos de terceros y que propongan un valor agregado. Hemos logrado reducir el 60 % de los insumos externos que manejaba la finca, lo que se traduce en un 40 % más de margen en solo un año y medio. Por último, buscamos que la finca sea un centro de experiencias.

¿Tienen alguna apuesta de turismo en la finca?

Si, está en los planes. La meta es lograr lanzarlo en los siguientes tres meses. Vamos a contar con visitas guiadas en la finca, donde explicaremos todos los procesos actuales, como pastoreo de nuestras vacas, compostaje y cosecha. Paralelo a eso, vamos a tener talleres y actividades específicas como plantación de hierbas aromáticas, fertilización de plantas, entre otros. Esto va a ir acompañado de un restaurante donde la gente podrá probar los productos que cosechamos.

¿Incursionarán en la agroindustria?

Este proyecto está para principios de 2020. Dentro de este buscamos identificar los puntos clave para la reducción de desperdicios. Por ejemplo, la mermelada nos permite manejar con mayor flexibilidad el punto de cosecha de fresa, uchuva y demás frutales. Los deshidratados nos permiten extender la vida útil de las hierbas aromáticas e incursionar en tés o condimentos.

Las proyecciones con estos son más amplias que con los productos frescos, debido a la facilidad del transporte, la vida útil y la posible exportación.

¿Cuáles son los planes de expansión de la empresa?

Como ya mencionamos, la primera mitad del año 2020 será dedicado a la transformación de productos y a consolidar la capacidad productiva y del agroturismo en nuestra finca ubicada en Guasca, Cundinamarca. Para esto necesitamos consolidar una red de distribución que abarque a Bogotá y posiblemente otras ciudades.

Una vez esto se haya logrado, buscaremos desarrollar dos fincas en diferentes zonas climáticas para ampliar nuestro portafolio de productos al igual que ofrecer una experiencia para otras zonas del país.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-