Balance económico Gobierno Santos 2010 – 2018

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Tal y como ocurrió en las décadas de 1950 a 1980, con la alta dependencia de las exportaciones de café, la cuales llegaron hasta el 77,8 % (1950), la realidad durante el gobierno de Santos no se dio de forma distinta, pero con un nuevo protagonista, el petróleo.

Nunca en el país había existido una política de gobierno tan fuerte en pro del interés de un sector que apenas tiene cerca del 1 % del empleo nacional. Esa fue la locomotora minera, impulsada durante el primer Plan Nacional de Desarrollo de Juan Manuel Santos (2010 – 2014). Según este PND, la economía iba a crecer cerca de 6% en promedio durante el primer periodo del gobierno, promesa que se iba cumpliendo en un primer momento gracias a los altos precios de materias primas como el petróleo y el carbón y a la decidida ayuda del gobierno al sector minero – energético, que finalmente terminaba beneficiando al capital y no así al trabajo ni al desarrollo del país, como es entendido, la creación de riqueza a través del fortalecimiento de los sectores productivos intensivos en mano de obra. Así, el promedio de crecimiento llegó al 4,8 %, muy lejos de la meta establecida.

En esta línea, la dependencia de los ingresos petroleros llegó hasta el 19,5 % en el año 2013; entre 2010 y 2014 representaron cerca del 13,7% del total promedio anual. Este modelo, lejos de hacer parecer a Colombia a un país desarrollo, lo sumió en una dependencia riesgosa que terminó en una ‘enfermedad holandesa’ y en 4 reformas tributarias regresivas para sanear las finanzas públicas que hoy ya tienen un déficit por casi COP 30 billones en un país donde el déficit comercial que llega los USD 6 177 millones y un déficit en cuenta corriente de USD 10 437 millones (3% del PIB).

-Publicidad-

Aparte de ser un documento en el cual se declaraba la continuidad de políticas de sus antecesores, el PND no contribuyó a una mejora en los niveles de desarrollo del país, además el de peor ejecución desde que existe el sistema Sinergia del DNP, con tan solo un 76%.

En el PND 2014 – 2018, el cumplimiento hasta el momento no ha sido muy favorable, empezando porque se mantiene la misma estructura económica del país, la cual ─como sabemos─ no ha sido la más favorable para mejorar indicadores de desarrollo. En este sentido, la totalidad de sectores (24), tienen un cumplimiento inferior al 90% de las metas propuestas, siendo sectores sensibles como el agropecuario (68%); ambiente (63%); salud (56%), entre otros, que tienen un bajo cumplimiento de metas propuestos en el PND.

Asimismo, teniendo en cuenta algunos indicadores de cumplimiento vale la pena destacar:

  • En el pilar ‘Colombia la más educada’, las cifras muestran el bajo cumplimiento en programas fundamentales como la jornada única, meta que se esperaba llegara a 1.500.000 estudiantes y a 31 de mayo de 2018, apenas están en esta jornada 788.973 estudiantes.
  • Por el lado social, se ha visto una involución en la tasa de desempleo, la cual esperaban para 2018 sea de 8%, pero la evidencia muestra un estancamiento, incluso un retroceso en las cifras del mercado laboral. En lo corrido de 2018, a junio, se ubica en 10%.
  • La inversión en actividades de ciencia, tecnología e innovación estableció una meta de 1% del PIB para 2018, pero el resultado apenas llega al 0,67% del PIB en 2017, lejos del promedio de 2% que invierten los países de la OCDE en estas actividades.
  • Otro de los problemas que deja este gobierno es el de la tasa de mortalidad por desnutrición en menores de 5 años, la cual se ha alejado de la línea base. De tener 7,6 muertos por cada 100.000 en 2014, las cifras más recientes (2016), registran 8,24 muertes por cada 100.000 niños, y alejándose de la meta para 2018 ubicada en 6 muertes por cada 100.000.
  • Curiosamente, con la entrada en vigencia de varios TLC, en total 8, se supondría que habría nuevas empresas colombianas que exportarían de manera constante al exterior. El resultado de este indicador dentro del PND es 0%, lo cual muestra que siguen siendo las mismas empresas que tradicionalmente han exportados productos del país y los TLC no han revertido esa situación.

Podrían ser muchos más los aspectos para evaluar, pero hay que destacar que el gobierno se ha ufanado de decir que creó más de 3 millones de ocupados, que no es la medida más justa para evaluar el desempeño de la creación de empleo, pero es la que hoy tenemos.

Lo que el gobierno, en cabeza del presidente, ni la ministra le cuentan al país es cuál es la calidad del poco empleo que se está generando, ya que de ello depende en gran parte, el comportamiento de la economía reflejada en el consumo interno de los hogares, gracias a una mejor capacidad adquisitiva.

Así, el 90% de los nuevos ocupados del país, es decir 2.851.000 personas, pertenecen al sector servicios, caracterizado en Colombia por su bajo contenido de valor agregado, baja remuneración e informalidad dentro del mismo sector. Mientras tanto, sectores productivos como el agro y la industria apenas generaron el 5,3% y 5,7% respectivamente. Como se observó, uno de los ejes de acción del gobierno de Juan Manuel Santos fue fomentar la expansión del sector minero – energético, el cual fue el único sector que destruyó ocupados, 28.000, a pesar de gozar con gran cantidad de beneficios en el país, lo que da muestra de la realidad de un sector al cual no lo mueve el trabajo, sino el capital.

Más preocupante, y lo que no dice el gobierno sobre los nuevos ocupados, es el salario promedio con el que está trabajando la gente en el país. El 49% de los nuevos ocupados se creó en sectores en el que el salario real promedio no creció o es de los más bajos como transporte, almacenamiento y comunicaciones y comercio, hoteles y restaurantes. Por su parte, sectores como construcción, en el cual avanzó significativamente su nivel salarial, continúa siendo de las actividades peor remuneradas del país, caracterizado además por su alta informalidad como se vio anteriormente. Entretanto, sectores como la industria, con altos índices de ocupación aumenta su remuneración en 4,8% entre 2010 y 2017.

Estas situaciones son apenas unas pinceladas de un balance más completo disponible en: https://bit.ly/2MeHOQ1

Por: Sneyder Rivera
@Sneyder9107
Centro de Estudios del Trabajo (Cedetrabajo)

Las opiniones expuestas por los columnistas no representan la opinión ni el pensamiento de La Nota Económica.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-