Cierre de brechas de capital humano como política de empleo

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Están prendidas las alarmas sobre la situación del empleo, pues completamos diez meses continuos con aumento del desempleo. En mayo la tasa fue de 10,5 % mientras que durante el mismo mes del año pasado estuvo en 9,7 %. Lo más preocupante es que si miramos el promedio de los últimos doce meses, desde abril comenzamos a movernos nuevamente en el terreno de los dos dígitos, que habíamos logrado superar desde septiembre del 2013. El dato que importa es que desde agosto se destruyeron medio millón de empleos. Es decir, no es un problema de aumento en la demanda laboral, ya que incluso ha bajado la población económicamente activa.

Naturalmente, son muchas las razones que explican la problemática y lo cierto es que todavía no se llega a un consenso. Esto hace que no se puedan identificar soluciones de política pública para solventar el problema de manera adecuada. Tal vez, esto se debe a que erradamente se está viendo como un tema coyuntural y de costos salariales. No se están analizando las fallas estructurales que el mercado laboral viene arrastrando y que están atadas a problemas culturales, sociales y productivos complejos.

Si bien el salario mínimo en Colombia es muy alto —comparado con el salario promedio que perciben los trabajadores—, los costos no salariales y la inflexibilidad en el despedido hacen acrecentar el valor de tener un trabajador formal.

-Publicidad-

Quiero introducir al debate un tema que afecta a todos los sectores económicos y a todas las regiones en el mercado laboral pero que pocas veces se ve como una solución al desempleo que vive el país. Estoy hablando de las brechas de capital humano, tema que se discute mucho desde la educación, pero que no se ha abordado de manera integral dentro del marco de una política de impulso al empleo. Mientras que las cifras de desempleo aumentan, el sector productivo no encuentra mano de obra calificada para ocupar muchas vacantes por falta de las competencias y las habilidades que se requieren.

La realidad económica es que un empleador contrata trabajadores esperando que el valor agregado sea superior al costo de mantenerlo en la nómina. Si esto no se da, intentará buscar a otro trabajador que satisfaga sus necesidades. Algunas empresas optan por aceptar la oferta disponible, incurriendo en costos de búsqueda y de formación adicional que generan bajas en su productividad. Este proceso es muy costoso para las empresas y dura hasta que se dan cuenta que no es posible conseguirlo o que es más caro que reemplazar esas vacantes con tecnología y máquinas.

En Colombia se está viendo un proceso de sustitución de empleos, dado que los precios relativos del capital y del trabajo están haciendo que sea más óptimo, desde el punto de vista empresarial, hacer reconversión tecnológica que generar nuevos empleos. Esto se debe no solo los altos costos laborales (donde se enfoca el debate) sino a la baja pertinencia educativa del mercado laboral.

Las brechas entre la oferta y la demanda laboral demuestran que el sistema educativo no está respondiendo a las necesidades del sector productivo y no van de la mano del avance científico y tecnológico de una sociedad inmersa en la Cuarta Revolución Industrial. Si se quiere cumplir la meta del plan de desarrollo de crear 1.6 millones de empleos y bajar la tasa de desempleo al 7,9 %, se debe reforzar, como eje central de la política de empleo, el cierre de brechas de capital humano.

Por: Edwin Maldonado
Analista económico

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-