Los CoCos (bonos híbridos) que han puesto en jaque la banca española

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Los CoCos (bonos contingentes convertibles) son emisiones consideradas híbridas, las cuales mezclan capital y deuda. Es decir, son instrumentos que permiten obtener intereses como los bonos, pero que pueden convertirse en acciones en un nivel de capital pactado o aprobado por la entidad. También se le conocen como bonos perpetuos, ya que no tienen un vencimiento establecido por lo que sus características son similares a las acciones -sin serlas-, pero con una valoración muy parecida a las mismas. Cuentan con opciones call que permiten al emisor recogerlos o no en un plazo establecido. Además, pueden incluir excepciones de pagos de cupones-dividendos si la entidad así lo determina.

Este tipo de instrumento fue un mecanismo importante de liquidez en la banca española y a través de la cual consiguió financiación para solventar la crisis y mitigar los efectos del contagio después de Lehman Brothers. A 2018, los bancos españoles habían emitido unos 16.800 millones de euros en CoCos. Por las características de la emisión, estos títulos están dirigidos a inversionistas institucionales que pueden entender mejor y valorar apropiadamente estos instrumentos dentro de sus portafolios.

Ahora bien, ¿por qué están en problemas los CoCos? Ante incrementos en la volatilidad del mercado, estos bonos híbridos son percibidos como títulos similares a las acciones y ante la fragilidad de la banca, el desplome en los precios se exacerba. Las pérdidas para los inversionistas alcanzaron niveles cercanos a los 4.000 millones de euros en los meses de mayor volatilidad y para el caso de la emisión más grande realizada por BBVA representó una caída de 9% con respecto al precio de inversión inicial.

-Publicidad-

Recientemente, el Banco Santander, que contaba con una participación importante en este mercado, se encontró en una encrucijada porque al parecer no iba a cumplir la opción call de unos CoCos emitidos en el 2016. El problema desató un debacle de la credibilidad en este mercado, principalmente, porque nunca un banco había dudado en responder a la opción call. El incremento del costo de la deuda junto con la presión de algunos accionistas ha puesto al Banco Santander en esta posición incómoda que debe resolver en unos días.

El llamado de atención a este tipo de instrumentos consiste en que a pesar de que a la emisión solamente acuden inversionistas profesionales, los fondos utilizados fueron provenientes de personas naturales que desconocen por completo el tema. Fondos de pensiones o fondos de inversión podían comprar estos títulos, por lo que las pérdidas se han trasladado a inversionistas del común.

En Colombia, se ha planteado la emisión de bonos híbridos para la financiación de obras de infraestructura. Una entidad financiera asumiría este riesgo, con recursos públicos, y los distribuiría a los fondos de pensiones o inversionistas institucionales.

Con este ejemplo, deberíamos eliminar por completo esta idea dentro de nuestro mercado de capitales. Si para una entidad de carácter privado ha sido difícil administrar estos instrumentos, y en momentos de poca liquidez y alta volatilidad han visto comprometida su credibilidad, no podría imaginarme lo que sería una catástrofe de estas en Colombia.

Por: Margarita Ortiz Almeyda
Economista con Maestría en Finanzas Corporativas
@MargaritaO_A

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-