Los números mandan: la derrota del macrismo

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La mayoría de los analistas políticos en Argentina coinciden en que el peso de los malos resultados macroeconómicos fueron la razón principal aunque no la única que permite explicar la inesperada (más por su magnitud que por el resultado) derrota sufrida por la coalición de gobierno “Unidos por el Cambio” que lidera el actual presidente Mauricio Macri y que obtuvo el 33 % de los votos frente al 47 % obtenido por la coalición opositora “Frente de Todos” de  Alberto Fernández.

Pero antes de entrar a explicar un poco las razones económicas de la derrota electoral oficialista, es necesario aclarar qué fue lo que se votó el pasado domingo en Argentina. Para los que no lo saben, antes de una elección nacional presidencial se deben llevar a cabo las primarias, es decir, un espacio previo a la elección nacional que les permite a los partidos políticos escoger a sus candidatos presidenciales.

En el caso de Argentina, dicha elección se llama PASO (Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) y son un poco diferentes a las celebradas en otros países debido a dos factores. El primero es que son abiertas, es decir que los precandidatos de los diferentes partidos pueden ser votados por cualquier persona independientemente de si son miembros del partido o no y el segundo que son obligatorias, o sea, todos debemos ejercer nuestro derecho al voto. Quien no lo haga, debe pagar una multa salvo que tenga alguna de las justificaciones amparadas por la norma. Por lo tanto, las elecciones que se llevaron a cabo el pasado 11 de agosto fueron las elecciones a candidatos de los diferentes partidos que competirán en las elecciones presidenciales del 27 de octubre de este año. Entonces, ¿por qué tanto escándalo si fueron elecciones a candidatos presidenciales?

-Publicidad-

Primero y principalmente, porque fueron elecciones en donde participó el mismo electorado que debe hacerlo para octubre de este año y segundo, porque eran abiertas, o sea que podían haber votado a cualquier fórmula precandidata. Por lo tanto, las PASO fueron un primer sondeo real y concreto sobre las preferencias políticas del electorado nacional de cara a la presidencial de octubre de 2019. En otros términos, las PASO de primarias no tienen nada, porque de ser así solo podrían votar los afiliados políticos de cada partido y no serían obligatorias.

Las PASO, así planteadas, son una elección anticipada del presidente y una presión enorme para el oficialismo que tiene un poco más de dos meses para calmar las aguas y ver si puede modificar las preferencias del electorado antes de que se le termine de hundir el barco.

Aclarado lo anterior, pasemos a las causas de la aplastante derrota electoral sufrida por el macrismo y su ficticia coalición de gobierno que perdió por poco más de 15 puntos de diferencia. Como lo decíamos al principio de esta columna, la catastrófica situación económica que están viviendo los argentinos se transformó en la razón principal de semejante derrota. Veamos qué dicen los números…

  1. 55,8 % de inflación interanual (medida de junio de 2018 a junio 2019), la segunda más alta del mundo, después de Venezuela.
  2. 35 % de pobreza para septiembre de este año, según el Observatorio de Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, uno de los termómetros sociales más aceptados. Cabe resaltar que ese mismo observatorio estableció que el gobierno de Cristina dejó un 29 % de pobres, es decir, que Macri le sumó un 6% más.
  3. 7% de indigencia, según los datos del mismo Observatorio frente a un 6 % del gobierno anterior.
  4. Hubo un empeoramiento laboral, aumentando el desempleo y la calidad del empleo, pues el INDEC estableció esa cifra en el 7,6 % para el año 2016 y en la actualidad saltó 5 puntos porcentuales.
  5. 100 % de apreciación del dólar frente al peso (devaluación) desde la crisis de la balanza de pagos en 2018, que provocó un efecto dominó sobre el resto de los indicadores macroeconómicos.
  6. 88,5 % del PIB endeudado (deuda externa) en moneda extranjera, unos USD 325.000 millones, según el cálculo de la consultora Ecolatina.
  7. 2,6 % de crecimiento negativo en 2018 y para este año y el próximo, el pronóstico del FMI es similar.
  8. 0,5 % de déficit primario fiscal (aquel que no tiene en cuenta la deuda), muy por debajo de lo prometido por el gobierno. Además, si le sumamos lo que debe, el déficit fiscal sería mayor.
  9. 812 % fue el promedio del aumento en la tarifa de los servicios públicos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) durante el periodo 2015/2018, según los datos de las empresas prestadoras del servicio.
  10. 50 pymes (pequeñas y medianas empresas) desaparecen cada día a nivel nacional como resultado de la difícil situación económica que deben afrontar, de acuerdo con datos de las entidades empresarias APYME y ENAC.
  11. 75 % (al momento de escribir esta columna el banco central anuncia una subida de la misma del 60 % al 75 %) es la tasa de interés anual que pagan los bancos argentinos en pesos por un CDT, lo que la convierte en la más alta del mundo, según BBC.

Viéndolo así, la pregunta no sería cómo es posible que perdiera Macri sino que haya obtenido el 32 % de los votos siendo su gestión económica una de las peores de la historia argentina, solamente superada por Fernando de la Rúa.

Incluso, Beatriz Sarlo reconoce en el presidente una persona que no tiene la más mínima idea de lo que está sucediendo ni lo que hizo durante su gestión. “No me parece que Macri haya tenido buenos consejeros para gobernar ni para la campaña. Es gente que no sabe pensar la política, no le indican nunca que tiene que hacer un trabajo de tejido con el resto de los protagonistas para ganar o perder. Ha sido una presidencia muy mala desde sus consecuencias sociales”, dijo. Entonces, además de incompetente para manejar la economía también lo fue para gobernar.

La escritora y ensayista también concuerda con el resto en que la economía fue la causante del desagio electoral oficialista, en especial del sector de la clase media que se vio castigado por las medidas del gobierno. Ahora se entiende por qué la sociedad argentina decidió darle su voto a la formula Fernández – Fernández, aun sabiendo sobre las acusaciones de corrupción y el juicio que pesa sobre la candidata a vicepresidenta, Cristina Fernández.

Entonces, aclaremos una cosa, en las PASO no ganó el peronismo, sino que perdió el oficialismo por su pésima gestión económica. Fue un claro mensaje al presidente y a su equipo de gobierno: “así, no podemos seguir más”. Solo un milagro podría salvar al macrismo de una derrota segura en las elecciones presidenciales de octubre.

Por: Rodolfo Colalongo
Università Degli Studi Di Salerno.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-