Los retos de las startups colombianas para exportar

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Los modelos de negocio de los emprendedores en el mundo de hoy están diseñados para que, una vez se establezcan en un mercado, ofrezcan sus productos o servicios a los consumidores globales o adquieran sus insumos de mercados internacionales por menores costos. Y esto ocurre porque la exposición o difusión de negocios se hace a través de redes sociales, y porque es uno de los caminos para crecer rápidamente el negocio de la misma forma que la economía de un país crece de acuerdo a su capacidad exportadora. Sin embargo, existen cientos de ideas y oportunidades para exportar un producto o un servicio que no se llevan a cabo. Aquí, la creatividad de un emprendedor o un empresario nunca termina.

¿Sirven las historias de emprendedores exitosos que han logrado llegar a los mercados internacionales? ¿el e-commerce? ¿los ecosistemas creativos de las universidades? ¿los apoyos de entidades de gobierno o de fomento empresarial?; ¿crowdfunding? Al final, ¿de dónde nace esta cultura exportadora para un emprendedor? Cifras reveladas por INNpulsa muestran que para abril de 2017 en el país había 2.696 startups en su primera etapa de desarrollo. En 2016, esta misma entidad anuncio que el 84,4 % de los colombianos que hoy cuentan con un emprendimiento afirmó tener un nivel de formación universitaria, y el 76,3 % dijo manejar un segundo idioma, en su mayoría el inglés.

Según el directorio de exportadores de la DIAN, en 2017 la cantidad de empresas exportadoras registra 11.292 compañías. La mayoría de las empresas que más exporta (100 primeras) pertenecen al sector mineroenergético; es decir, carbón, petróleo, ferroníquel etc. Así mismo, en el 2017 los principales destinos de las exportaciones colombianas en orden de participación fueron Estados Unidos, Ecuador y México, con una tendencia similar hasta junio del 2018. El total de exportaciones colombianas -valor FOB- en el 2017 fue de US$37,881 millones.

-Publicidad-

Por otra parte, las exportaciones de servicios han venido creciendo de forma significativa en sectores como informática, telecomunicaciones, servicios personales, culturales y viajes en el último periodo. Los principales destinos fueron Estados Unidos, España, México, Argentina, Brasil y Chile, y continúa la tendencia a junio de 2018.

La Inteligencia de negocios que implica analizar hacia dónde se exportan e importan los bienes y servicios de un país debería ser la primera variable de la ruta de internacionalización de una startup, seguida de las necesidades de capital para realizar esta expansión a través de proyectar ventas internacionales. Determinar las barreras de exportación como impuestos, regulaciones y demás requisitos en el país de origen y destino sería una tercera variable. En otras palabras, la preparación para exportar es necesaria e imperante dada la accesibilidad de la información pública gratuita (como DATLAS COLOMBIA de Bancóldex) y la privada con la que se cuenta hoy en materia de exportaciones e importaciones.

Tomemos como ejemplo nuestro principal socio comercial: Estados Unidos. Según el Departamento de Comercio de Estados Unidos (US Department of Com merce), este importó en el año 2017 USD 2.409 trillones de diversos países, cifra correspondiente al 15 % de la demanda global de productos, que para el 2016 fue de $16.054 trillones de dólares. Entre los principales productos importados se encuentran electrónicos, maquinaria, computadores, vehículos, combustibles, y en donde el 45,9 % de este total proviene de Asia y solo el 5 % de Latinoamérica.

Siendo los Estados Unidos el mercado más apetecido del mundo y con una población de 326,6 millones de personas, esta entidad calcula que un residente demanda aproximadamente USD7.420 de productos al año.

El reto para un emprendedor colombiano para participar en este mercado es enorme, aun cuando se identifiquen oportunidades de negocios con compradores en este país. Literalmente, todo el mundo quiere vender en este país sus productos y servicios. La competencia es global.

Cultura exportadora

Exportar debería ser el resultado de una decisión corporativa del negocio; por lo tanto, la formación académica, apoyos públicos y privados, la tecnología (por la mayor confianza en los negocios online) como tendencia, y el conocimiento de los tratados de libre comercio frente a las barreras del comercio exterior, entre los principales, son recursos para llevar a cabo una actividad de comercialización internacional.

La cultura exportadora implica comunicación en otros idiomas, comprender las necesidades del consumidor global para adaptar los productos o servicios y sus tendencias, conocer la legislación en otros países, qué compra el país a donde se va a exportar, impuestos a pagar por el ingreso a un nuevo mercado, entre otros aspectos. Es decir, identificar el potencial de mercado donde se va a vender para manejar un flujo de caja adecuado, y no quedarse en el esfuerzo de exportar una vez y no mantener la actividad de forma recurrente.

Los casos de emprendedores exportadores evidencian éxitos y fracasos en la actividad exportadora, y no son numerosos en Colombia. Es por ello que la planeación estratégica donde se proyecta el costo de exportar es la ruta adecuada. No basta con hablar inglés o buscar recursos de financiación frente a una idea exportadora, sino que es la combinación de todo lo anterior lo que genera una cultura exportadora.

Superar los retos de exportar es una actividad permanente en el camino de internacionalización desde un negocio hacia una pequeña o mediana empresa. Buscar los aliados públicos y privados adecuados hace más corto el camino hacia un caso de éxito exportador.

Por: Ángela García Trujillo
Consultora Empresarial Externa CESA

Las opiniones expuestas por los columnistas no representan la opinión ni el pensamiento de La Nota Económica.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-