Menor pobreza extrema y mayor clase media: el reto está en mantener estas tendencias

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En las décadas más recientes se ha observado una caída importante en el porcentaje (y en el número) de personas viviendo en pobreza y pobreza extrema, al igual que un aumento en el porcentaje (y en el número) de hogares que se clasifican como clase media o rica. No obstante, la pobreza extrema parece estar ahora concentrada en países con instituciones débiles, y por eso el reto de erradicarla puede ser cada vez más difícil.

La tendencia positiva en el aumento de la clase media sigue ocurriendo: hace dos semanas Kharas y Hamel (2018) documentaron que por primera vez desde que el hombre usa la agricultura la mayoría de la humanidad no es pobre ni está vulnerable a caer en la pobreza. Es decir, casi 3.800 millones de personas viven en hogares considerados de clase media o ricos y son la mayoría.

La definición de ser una persona de clase media es una persona que vive con más de 11 dólares diarios en términos de poder adquisitivo de 2011. Para ser rica, la cifra es 110 dólares diarios en términos de poder adquisitivo de 2011. Para tener una idea, usando estimaciones de la OECD para la tasa de cambio de un dólar de 2011 teniendo en cuenta el poder adquisitivo en Colombia, una familia de 4 personas es de clase media si vive mínimo con un poco menos de $1.400.000 mensuales y es rica si vive mínimo con un poco menos de $16.000.000 mensuales.

-Publicidad-

En sí mismo esto es una excelente noticia. Pero además, tener una creciente clase media tiene muchos efectos positivos. Ser de clase media implica riesgo menor de caer en pobreza, y por lo tanto es menos probable que la tendencia observada se revierta. Además, una mayor clase media está relacionada con un mayor crecimiento de la economía debido a un crecimiento en la demanda, como encuentran Desdoigts y Jaramillo (2018).

Adicionalmente, una mayor clase media también puede estar relacionado con menor desigualdad y esto es bueno por muchas razones. En particular, Berg et al (2012) encontraron que una menor desigualdad está relacionada positivamente con periodos de alto crecimiento. Es decir, un mayor crecimiento es una fuerza que ayuda a que cada vez más personas puedan seguir siendo de clase media y empezar así un círculo virtuoso de crecimiento de la clase media y crecimiento económico.

Consistente con lo anterior, hace unas semanas The Economist documentó que en 2015 aproximadamente el 10% de la población mundial vivía en pobreza extrema, definida como el porcentaje de la población mundial que vive con menos de 1,90 dólares en términos de poder adquisitivo de 2011, pero que para 2018 este porcentaje puede caer a 8,6%. Esta disminución se suma a la caída casi constante en el número de personas en pobreza extrema en el mundo desde 1990.

A pesar de que para 2030 el Banco Mundial estima que el número de personas en pobreza extrema seguirá cayendo (como la población mundial va a seguir aumentando esto implica una caída aún mayor en el porcentaje de personas viviendo en pobreza extrema), la caída no va a ser igual para todas las regiones. En particular, el número de personas en pobreza extrema puede aumentar en África subsahariana, y en países con situaciones complicadas (Siria, Venezuela, etc).

El hecho que la pobreza extrema vaya a estar más concentrada presenta un reto importante: esos países son precisamente aquellos con instituciones más débiles. Por eso se requerirán herramientas cada vez más originales para erradicar la pobreza extrema de los sitios donde las herramientas usadas hasta ahora no han funcionado.

Por: David Pérez Reyna
@DavidPerezReyna

Las opiniones expuestas por los columnistas no representan la opinión ni el pensamiento de La Nota Económica.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-