Mercado laboral, el de la precariedad en Colombia

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Los más recientes resultados sobre crecimiento económico y la tasa de desempleo en el país han puesto de manifiesto que la economía sigue en un estado débil por cuenta de políticas que no contribuyen a la generación de riqueza ni a la mejora en las condiciones económicas de la sociedad en general. Esto se ve profundizado por discusiones como la que tiene el país alrededor de la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022: el plan de la continuidad.

Lo primero que hay que mencionar es que las cifras sobre crecimiento económico del país apenas muestran una leve recuperación de la economía para 2018, con un crecimiento del 2,7%. Lo más preocupante de la situación es que el DANE corrigió la cifra de crecimiento de 2017 inicialmente publicada y donde se mencionaba que la economía había crecido en 1,8%. Resultó que no fue de esa tasa sino de 1,4%, por lo que en adelante las proyecciones realizadas en distintos aspectos económicos tendrían, por lógica, que ser corregidas.

En la actual discusión de la modificación del tope máximo de déficit estructural fijado por la regla fiscal (Ley 1473 de 2011), el Comité Consultivo en esta materia mantiene como referencia el 1,8% como se ve en la página 3 del acta (disponible en: https://bit.ly/2FPNxeq), por lo que no se ajustó el PIB potencial y hay una incidencia, por obvias razones, en la estimación de las tasas de crecimiento del país en años posteriores y en el déficit estructural de 2017.

-Publicidad-

Estas condiciones de la economía son causa clara del deterioro que hay en el mercado laboral de los colombianos. A la suma de que el año 2018 fue el tercer aumento consecutivo del desempleo; que en enero de 2019, por primera vez desde 2010, se sobrepasaron los 3 millones de desocupados; y que la tasa de desempleo de febrero de 2019 fue la más alta desde 2013 (11,8%), se encuentra que la actual discusión del Plan Nacional de Desarrollo 2018 – 2022 no corregirá de forma estructural la condición laboral de los colombianos.

Y es que el PND, documento que debería ser la guía del desarrollo del país, se está convirtiendo al paso de su discusión, en una resma de papel más de cosas que no contribuyen a ese objetivo, que debería obviarse.

En el caso del empleo, este PND apenas plantea la creación de cerca de 1.600.000 puestos de trabajo en 4 años, valor que se da por la misma dinámica económica, más allá de los postulados incluidos por el gobierno en el Plan. De esos nuevos ocupados, poco más de un millón serían formales (62,5%) y el resto (cerca de 600.000) estarían en la informalidad (37,5%); de los nuevos ocupados, el 27,6% provendrán del sector comercio y 21,4% de los servicios comunales, administración pública y transporte, eso quiere decir que casi la mitad provienen de la mayor parte de sectores caracterizados por tener una informalidad superior al 50% y unas condiciones laborales precarias empezando por los ingresos como ocurre con el sector comercio.

Finalmente, el gobierno cree que el emprendimiento llegará por sí solo y generará el empleo necesario y de calidad que necesitan los colombianos. Grave error. La realidad del emprendimiento en Colombia es que de las más de 1,5 millones de empresas existentes en el país (2017), el 63% emplea únicamente a quien la creó y 66 de cada 100 cierran o salen de la formalidad al término de cinco años, según datos de Confecámaras.

Esto es apenas una muestra de la falta de competencia de los gobiernos; uno, para no generar empleos de calidad y dos, para mantener las actuales condiciones de los emprendedores, quienes emprenden por cuestión de subsistencia, la cual es una triste característica de los países en desarrollo, incluido Colombia. El gobierno, a través de su PND, en nada busca cambiar a favor de los trabajadores.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-