Micromovilidad en Bogotá: ¿en función de las personas o de las leyes?

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Bogotá se precia de tener una de las mejores infraestructuras para desplazarse en bicicleta comparada con otras ciudades en América Latina. No obstante, diversas administraciones distritales no han implementado un sistema de bicicletas compartidas.

Recientemente, iniciativas privadas como Muvo y Bicico han empezado a cubrir esta ausencia, aunque solamente prestan servicio en algunos barrios del nororiente de Bogotá. Esto se suma a la entrada en servicio de otras modalidades de transporte para complementar el trayecto del último kilómetro (patinetas eléctricas como Grin o Muvo), además de los bicitaxis, que hay en más sitios de Bogotá.

Al respecto, un artículo publicado recientemente en El Espectador menciona el interés de la Alcaldía de Bogotá en regular el nuevo mercado de patinetas eléctricas compartidas, pero dejando de lado el de las bicicletas compartidas, debido a que el mismo Distrito desea abrir una licitación para un servicio público que sea único.

-Publicidad-

Dejar de lado la regulación del servicio privado de bicicletas compartidas o prohibirlo sería contradictorio a las políticas distritales y vuelve a abrir el cuestionamiento de si la movilidad debe estar al servicio de las leyes o de las personas.

Para empezar, es inaudito que Bogotá no tenga desde hace varios años un sistema de bicicletas compartidas. Otras ciudades de Colombia como Medellín y Manizales implementaron un sistema así, aunque el servicio de este último fue interrumpido el año pasado.

El rezago con respecto a ciudades con las que sería bueno comparar a Bogotá es aún mayor. En Ciudad de México, por ejemplo, adicional a Ecobici, que es un sistema público, también está Mobike, que tiene presencia en varios lugares del mundo.

El ejemplo de CDMX muestra que puede haber competencia sana entre un sistema público y uno privado, y la presencia de uno no impide la del otro. De hecho, la ausencia de un sistema público de bicicletas en toda la ciudad (incluidos los barrios donde Muvo y Bicico ofrecen sus servicios) es otra manifestación de la trampa de los bienes públicos.

Regular los sistemas de bicicletas compartidas es importante para contrarrestar problemas como los que enfrentan varias ciudades chinas con las bicicletas compartidas que pueden dejarse en cualquier lado en vez de en estaciones fijas.

Bogotá no es una ciudad en la que cada habitante puede moverse en carro, y esto es algo en lo que distintos alcaldes han estado de acuerdo. No tiene sentido seguir restringiendo soluciones privadas que pueden beneficiar a la ciudad, en vez de cambiar las leyes para garantizar que lo hagan dentro de un marco normativo que garantice el bien general sobre el bien común.

Como he mencionado en otras ocasiones: las leyes se deben cumplir, pero si las reglas no tienen sentido, se deben cambiar en vez de insistir tercamente en su cumplimiento.

Por: David Pérez-Reyna

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.