El ascenso de los renovables

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Todavía suena utópico, pero considerar a las fuentes de energía renovables no convencionales (esto es, excluyendo a los recursos hídricos) como actores principales en el mercado energético mundial es cada vez más plausible. Las cifras de consumo aún están concentradas en el petróleo (33,6 %), carbón (27,2 %) y gas (23,9 %), mientras que los renovables apenas dan cuenta del 4 % del total de la energía consumida en el planeta.

Sin embargo, lo que llama la atención es la velocidad con la que han llegado a tener esa porción del mercado. Solo entre 2018 y 2017 la tasa de crecimiento de esta fuente fue del 14,5 % y la expansión promedio desde 2007 ha sido del 16 %. Así, mientras en 2007 se consumían 107 millones de toneladas de petróleo equivalente a partir de fuentes renovables, en 2018 el dato superó las 561. En una perspectiva regional, Asia Pacífico lleva la delantera, con el 40 % del consumo, seguida de Europa, con 30,7 % y Norteamérica, 21,2 %.

Según la Agencia Internacional de Energías Renovables, los costos internacionales de generación de energía solar tuvieron un descenso del 26 % entre 2018 y 2017, mientras que los de la generación eólica en tierra lo hicieron un 1 %. Este avance se debe a las mejoras tecnológicas y el alza en la producción de los paneles y las turbinas, lo cual ofrece un panorama alentador para estas fuentes energéticas.

-Publicidad-

Por su parte, el consumo de energía renovable en Colombia representa el 1,4 % de Suramérica, lo que es alrededor del 0,1 % del total mundial. Si bien esta cifra puede parecer menor, el ritmo anual al cual viene creciendo promedia el 13,6 % en la última década. Además, se espera que con el mayor acceso a las nuevas tecnologías de generación renovable, gracias a los menores costos, el consumo tienda a acelerarse.

Debido a esto, es necesario insistir en las subastas de energías renovables en el país. Si bien la primera de ellas, adelantada a principios de este año, terminó sin adjudicaciones, el lado positivo fue que se contó con 22 proyectos, lo que muestra que sí hay interés por desarrollar estas fuentes energéticas. Para la siguiente subasta, a realizarse en octubre, ya se presentaron 27 empresas generadoras con 53 proyectos y se espera que se llegue a la adjudicación de algunos de ellos.

Este hecho es sumamente importante, no solo de cara a los compromisos adquiridos para hacer frente al cambio climático –aunque Colombia contribuye marginalmente en los registros de emisión de gases de efecto invernadero–, sino porque el desarrollo de estas fuentes de generación dan esperanza a cerca de 900.000 colombianos que no cuentan con energía eléctrica (principalmente en regiones rurales apartadas), y que podrían beneficiarse de este tipo de tecnología.

Así como en cualquier portafolio de inversión se diversifica el riesgo al no poner todos los huevos en la misma canasta, Colombia debe avanzar en reducir su dependencia de las fuentes hídricas para la generación. Falta mucho camino por recorrer, pero, al menos, ya se tomó la dirección adecuada.

Por: Juan José Escobar Jaramillo
Editor en jefe

Editorial publicado en la edición Minas y Energía, de La Nota Económica.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-