Heráclito y la educación en la cuarta revolución industrial

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Hace ya varios siglos, el filósofo griego Heráclito de Éfeso, con quien más de un estudiante de bachillerato se ha cruzado en los libros de texto, afirmaba que “nadie se baña dos veces en el mismo río”. El fundamento de esta frase parte de que, para este pensador, todo estaba en permanente cambio, por lo que el agua del río –y el individuo mismo– sería diferente cada vez que alguien entrara en él.

Lejos de abrir un debate filosófico, vale la pena rescatar algo de ese pensamiento teniendo en cuenta el mundo en el que vivimos. Y es que si algo lo caracteriza es el trepidante y permanente cambio. Basta con recordar cómo éramos hace solo un par de años, qué tecnología usábamos, qué ropa teníamos, e incluso cómo hablábamos, para darnos cuenta de que no somos los mismos, ni lo que nos rodea.

Esto se extrapola al mundo laboral y a la educación. Solo por poner un ejemplo, según estudios del Foro Económico Mundial, los avances en inteligencia artificial, robótica, nanotecnología –y, en general, la cuarta revolución industrial–, tendrán cada vez más protagonismo en la vida diaria y en los procesos industriales y de servicios. Así las cosas, para 2020, estos serán responsables de la desaparición de, al menos, 5 millones de puestos de trabajo. Aunque, para no prender las alarmas del apocalipsis por el “alzamiento de las máquinas”, hay que reconocer que estas tecnologías crearán 2,1 millones de plazas laborales en el mismo lapso.

-Publicidad-

No obstante, el mensaje es claro: hay que prepararse para un futuro increíblemente dinámico. Esto implica que las instituciones de educación superior deben preparar a sus alumnos para trabajos que hoy no existen y propender por esquemas holísticos de formación. Atrás quedaron las épocas donde el estudiante escogía la carrera de derecho, porque los números no eran lo suyo, o que el ingeniero olvidara las humanidades, por ejemplo.

Pero no se trata solo de integrar brochazos de múltiples disciplinas en los programas académicos, en la actualidad –y sobre todo para el futuro–, los estudiantes deben contar con habilidades que son transversales a todas las áreas del conocimiento, y que les serán útiles sin importar la carrera y trabajo que desempeñen. De hecho, estudios de la Universidad de Harvard, muestran que el éxito para los trabajadores del futuro, dependerá de qué tan bien logren combinar habilidades sociales, interpersonales y matemáticas –negociación, empatía, colaboración, programación, etc.–. De poco servirá un médico sin empatía o un ingeniero sin capacidad de negociación.

Finalmente, y volviendo a Heráclito, dado que todo está en permanente evolución y cambio, ello implica que el proceso educativo no se acota a unos pocos semestres de clases, proyectos y prácticas. La educación es algo que debe estar presente a lo largo de toda la vida y en diferentes disciplinas en un constante ir y venir de aprendizaje y “desaprendizaje”. En este sentido, la universidad es solo un peldaño más en una escalera infinita, para alegría de unos y tormento de otros.

Por: Juan José Escobar
Editor en jefe

Este editorial hace parte de la edición Universidades de La Nota Económica.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-