Minería en la palma de la mano

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Al hablar de minería, por lo general, lo primero que se viene a la mente son grandes excavaciones, maquinaria de proporciones monstruosas y procesos complejos de extracción, transporte y distribución de minerales. Dejando de lado aquellos recursos usados en generación de energía, el resto de materiales extraídos de la tierra se vuelve la materia prima de prácticamente todos los bienes que usamos en nuestra vida diaria.

Cobre, oro, níquel, y cobalto, entre otros muchos materiales, hacen parte del día a día sin que lo notemos plenamente. Basta con considerar los componentes de los dispositivos eléctricos y electrónicos que tenemos en nuestras casas –neveras, lavadoras, televisores, etc.– así como los que nos acompañan en nuestros bolsillos y maletines –celulares, tablets, computadores–, para darnos cuenta de que permanentemente estamos en contacto con “pequeñas minas” de metales y recursos naturales.

Solo para dar una dimensión de este asunto, vale la pena destacar que cerca del 20 % de un smartphone está compuesto por metales como aluminio, estaño y oro; un porcentaje similar lo conforma el cobre y entre el 5 % y el 10% lo conforman materiales como el litio, (el resto es, básicamente, plástico). Si este mismo ejercicio se hiciera con cada dispositivo, nos daríamos cuenta que buena parte de ellos cuenta con distribuciones similares en sus componentes.

-Publicidad-

Ahora bien, si se tiene en cuenta que, según estimaciones de la Universidad de las Naciones Unidas, en 2017 en todo el planeta se generaron 46 millones de toneladas de residuos eléctricos y electrónicos (Raee) y en 2018 se espera que la cifra llegue a 49 millones, estamos ante la necesidad y la oportunidad de aprovechar todos los materiales que estas minas de la vida diaria tienen para ofrecer.

En este sentido Colombia ha dado un paso al frente, pues mediante su legislación tiene, desde junio de 2017, una política nacional para la gestión integral de los Raee. La idea detrás de ella es que se pueda reducir el impacto ambiental que generan estos residuos, al tiempo que se reciclan componentes y materia prima que pueden usarse como insumo para la fabricación de nuevos dispositivos. De hecho, según el Ministerio de Ambiente, el 50 % de los materiales recuperados son exportados a China y cerca del 9 % a EE. UU., donde con seguridad serán usados en nuevos celulares y electrodomésticos.

Por supuesto, el camino por recorrer todavía es largo. La conciencia sobre la importancia de esta actividad no está totalmente apropiada por toda la población. Así mismo, todavía falta pulir los mecanismos de acción, para que fabricantes, distribuidores y consumidores actúen de manera conjunta para dar el manejo adecuado a estos residuos y, de esta manera, mitigar los impactos de estos desechos, al tiempo que se saca algún rédito de las ventas al exterior.

Juan José Escobar
Editor en jefe

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-