Razones de peso

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Que las personas son vanidosas no es ninguna verdad revelada. Muestra fehaciente de ello es que la industria cosmética mueve más de USD 400.000 millones cada año prometiendo corregir con ungüentos lo que la naturaleza dejó sin pulir.

Del mismo modo, en casos donde se requiere una atención más profunda, la cirugía estética se vuelve la mejor aliada para eliminar imperfecciones. Según Reuters, el mercado global de este tipo de procedimientos viene creciendo a un ritmo anual de 7,8 %. Lo que significa que su tamaño será de casi USD 22.000 millones para 2023.

No se deje engañar por los prejuicios, los hombres son tan vanidosos como las mujeres. De acuerdo con encuestas de la American Academy of Facial Plastic and Reconstructive Surgery, el 31 % de los hombres consideraría seriamente someterse a algún tipo de procedimiento estético.

-Publicidad-

Ahora bien, estas cifras no serían más que un dato curioso si tras ellas no se escondiera un problema de salud pública como la obesidad. Detrás de esas vanidosas cifras, hay un grupo de personas que está demandando cada vez más cirugías para combatir problemas de sobrepeso. Solo en Estados Unidos, entre 2011 y 2017, el número de cirugías bariátricas creció un 44 %.

De nuevo, no se deje engañar por los estereotipos. Aunque es general relacionar la imagen de personas con sobrepeso y obesidad con la tierra del Tío Sam, los datos dejan ver que el problema va más allá de las fronteras de ese país. De acuerdo con las cifras calculadas por Our World in Data, basándose en estadísticas nacionales, la prevalencia de la obesidad en la población adulta va en aumento en todas las regiones del mundo y pese a que las cifras comparables más recientes corresponden a 2014, el panorama es desalentador.

La prevalencia en Oceanía (27,5 %) es casi la misma que en Norteamérica (27,7 %), que encabeza el desafortunado escalafón. Latinoamérica y el Caribe, por su parte, no se quedan atrás y se llevan la medalla de bronce con una prevalencia del 22,8 %. En el agregado mundial, el resultado es engañoso. Aunque la prevalencia promedio se ubicó en 12,4 %, si se compara con la cifra de 1980, el crecimiento fue de 7,4 puntos porcentuales.

En el caso colombiano, según las cifras más recientes (2015), el 38 % de la población tenía sobrepeso y el 19 % era obeso. Esta realidad debería ser un llamado de alerta para que se tomen iniciativas en materia de prevención y promoción de hábitos saludables. Resulta ilógico que, con un problema en expansión, medidas legislativas como el etiquetado de alimentos con alto contenido calórico no tengan la discusión necesaria y suficiente.

Este problema fácilmente se volverá en uno de peso, cuando el sistema de salud se vea en la necesidad de atender cada vez más afecciones relacionadas con tales condiciones corporales. Ojalá que, para ese entonces, no sea demasiado tarde, aunque con seguridad sí será costoso.

Por: Juan José Escobar Jaramillo
Editor en jefe

Editorial publicado en la edición «Salud» de La Nota Económica.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-