Uno más uno

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Suponga que en una negociación salarial le proponen dos alternativas. La primera es muy simple: pagarle $100 millones mensuales. La segunda es algo más complicada, consiste en un pago diario empezando por $1 (sí, un peso), pero duplicando el pago del día anterior. Es decir, el primer día le pagan $1, el segundo día $2, el tercero $4, el cuarto $8, y así sucesivamente. Entonces, ¿cuál alternativa prefiere?

Tal vez el grueso de los $100 millones suene bastante más que el inicio en $1, y con seguridad un parroquiano común y corriente preferiría los millones; pero, si se analiza con calma, la segunda alternativa es infinitamente mejor. Si hace las cuentas bien, se dará cuenta de que en menos de un mes usted ya ha superado los $100 millones con creces.
Y es que, aunque el ejemplo es a todas luces exótico y utópico, tras de él está el concepto de interés compuesto, uno de los principios financieros más elementales, pero que no todos manejan. Lo preocupante es que este desconocimiento no se limita sólo a esto.

Según el Banco de Desarrollo para América Latina, la población colombiana tiene un puntaje de educación financiera de 13,6 en una escala del 0 a 22 (donde 0 es peor). Es decir que todavía nos hace falta conocimiento para hacer un uso eficiente y responsable del dinero y los instrumentos financieros.

-Publicidad-

No todo es malo por supuesto, la mayoría de la población colombiana muestra algún conocimiento de las nociones básicas, pero al avanzar un poco en la escala de complejidad –como en el caso del ejemplo aquí enunciado– quedan en evidencia nuestras falencias. Sorprende que el 44% de los colombianos no sea capaz de calcular el interés simple o, al menos, la ganancia que este le generaría.

El problema real es que esto también se ve reflejado en una pobre planeación financiera. Solo el 58% de los colombianos afirma tener un presupuesto establecido, y de esos, únicamente el 61% cumple con su plan financiero. Así mismo, el 39% de los colombianos no ahorró activamente en el último año, lo cual deja con una gran vulnerabilidad a los hogares del país.

Hay que decir que cuanto mayor es el nivel educativo, mejor es el puntaje de educación financiera, lo cual no es ninguna sorpresa, pero sí un llamado de atención para entidades públicas y privadas. Si no se tiene una población debidamente informada en materia financiera, se generan pérdidas irrecuperables de eficiencia.

Es por esto que la educación financiera debe hacer parte de la vida de todas las personas desde una edad muy temprana. De lo contrario seguirá habiendo colombianos viviendo con lo justo día a día, vulnerables a los vaivenes de la vida y creyendo que uno más uno siempre es dos.

Juan José Escobar
Editor en jefe

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-