Agromática, el proyecto de un profesor que le inyecta innovación al campo

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Gracias a su proyecto «Agromática, innovando para el campo», Luis Emiro Ramírez, ingeniero electrónico y docente de la Institución Educativa Rural Avenida El Caraño de Caquetá, fue nominado al Global Teacher Prize de 2019, un reconocimiento entregado por Varkey Foundation, que exalta la labor de los mejores profesores alrededor del mundo.

Para su reciente edición, Universidades 2020, La Nota Económica habló con el profesor Luis Emiro Ramírez.

Usted fue reconocido como uno de los 50 mejores profesores del mundo por el Global Teacher Prize, gracias al proyecto “Agromática, innovando para el campo”. ¿De qué se trata esta apuesta y cómo ha impactado a la comunidad académica?

-Publicidad-

Agromática es una forma de solucionar problemas del campo por medio del uso y la apropiación de las tecnologías. El proyecto inició en 2015, se ejecutó en 2016 y fue visible en 2018.

El impacto ha sido bastante significativo en el mundo académico y más por las condiciones en las que se ha dado la experiencia, ya que se trata de una institución rural golpeada por el conflicto que ha dado unos resultados de investigación muy fuertes. Además, los muchachos han empezado a cambiar la concepción del campo. Entonces, cuando los vuelvan a llamar “campesinos” no se sentirán ofendidos ni pobres ni excluidos, sino que lo verán como una profesión.

Nos hemos dado a la tarea de eso y lo estamos logrando. Es satisfactorio tener en la institución, incluso, a gente que ha venido a estudiar solo para poder tener la experiencia y estar en ese mundo de la investigación en el aula. Una de las condiciones más fuertes de la estrategia es romper el paradigma de las cuatro paredes y entender que los números y las clases se pueden dar en cualquier contexto.

¿Cómo es una de sus clases?

El tablero sigue, pero la clase no solo se realiza bajo esta metodología. Tenemos una etapa de contextualización de lo que se va a hacer, luego hacemos unas salidas de campo para que los muchachos hagan el proceso de indagación y formulen preguntas. Tras ellas, comienzan a emerger lo que nosotros llamamos “objetos de conocimiento”. Cuando brotan estos conocimientos, volvemos al aula, pero, esta vez, a la sala de agrómatica a experimentar y a simular por medio de computadores para lograr responder y entender fenómenos como ¿por qué el cielo es azul? Esta se puede ver como una pregunta absurda, pero todo se responde con la ciencia, entonces, nos toca hacer un experimento con luces y tratar de simular la atmósfera para comprender por qué el cielo es azul.

El sector agroindustrial se ha convertido en un foco de acción del gobierno colombiano para promover la inversión extranjera y el desarrollo. ¿Cuál cree que es la incidencia de su proyecto en estos planes?

Hemos encontrado una falencia muy grande, más que todo en la tecnificación del campo, y es que las tecnologías emergentes que está adaptando el país para apoyar al campo provienen de otros países con problemáticas muy distintas y, por lo tanto, son difíciles de adaptar.

En la agromática creamos un centro de innovación; visitamos a los campesinos, miramos todo el proceso y tratamos de ayudarles a mejorar una parte de este. Nos dedicamos a esa parte hasta que logramos crear un instrumento mecánico que les facilite el proceso, entendiendo que van a reducir costos de producción y tendrán un valor agregado.

El objetivo es muy grande, pero debemos hacer uso de la innovación y la creatividad de todos los colombianos. Si las universidades apoyaran más en este campo, tendríamos tecnologías propias de mayor significado que las que llegan del extranjero a hacer un proceso que podemos hacer nosotros.

¿Del proyecto han surgido prototipos? Si es así, ¿cuáles?

La situación de nosotros es complicada. Tenemos muchas cosas buenas por hacer y muchos dispositivos en maqueta, pero los recursos materiales son muy pocos y prácticamente dependemos del bolsillo de los tres profesores que trabajamos en esto. Pero, por otra parte, tenemos cuatro dispositivos muy fuertes como el medidor de clorofila, que terminó siendo único en el mundo; el guardián, que es una alerta temprana para ríos; el agrómetro, dispositivo que le dice al campesino si la tierra está adaptada para la siembra, cómo están creciendo sus árboles y si están creciendo sanos o no. Entonces, tenemos cosas muy buenas, pero lamentablemente estamos cortos de presupuesto.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-