¿Cómo lograr el equilibrio entre las diferentes generaciones que trabajan en una compañía?

0
Imagen: Pixabay.
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Uno de los retos más grandes que enfrentan los líderes en las organizaciones es el de lograr un equilibrio entre las diferentes generaciones que trabajan en ellas, aprovechando todas sus capacidades: la sabiduría y experiencia de los baby boomers, la capacidad de respuesta de la generación X y la dinámica y disrupción de los millennials.

Desde la investigación y puesta en práctica de modelos organizacionales, existen puntos transversales que conectan a todas las generaciones y las motivan a aportar continuamente. Carlos Hernández, experto en antropología social y coach en emprendimiento y liderazgo, explica que la clave está en buscar un espacio neutral, donde los juicios que tengan entre ellos se desarmen y, desde una posición serena, se construyan acuerdos claros con límites definidos.

De acuerdo con Hernández, estas son las seis claves para generar conexión generacional:

  1. Construcción de propósito. Para construir un propósito personal o grupal es necesario que cada participante reconozca los aportes que puede hacer desde su rol y experiencia.  Es importante lograr que los colaboradores trabajen por una causa, comprendiendo el valor real que generan en las metas  del equipo y la organización.
  2. Mentoría activa. Es clave que los líderes trabajen con su equipo y que le muestren, por medio del ejemplo, las mejores prácticas. También es esencial que estos escuchen los aportes de los colaboradores y definan los ajustes necesarios. Esto hace que todos aprendan, se conecten en los puntos en común y propongan acciones para minimizar los desacuerdos.
  3. Ambientes de colaboración. El desarrollo de ambientes de colaboración permite la integración de los equipos y la generación de ideas de innovación creadas por diferentes niveles y/o áreas de la organización. Para llevar a cabo este punto, se pueden utilizar herramientas informáticas que permitan la vinculación de diferentes personas a la discusión de un tema puntual o generar espacios donde los participantes cuenten con el tiempo necesario para comprender las ideas o los proyectos.
  4. Tareas a corto plazo. En el ciclo de vida de un proyecto es necesario definir cuáles son las responsabilidades a corto plazo y generar algunos espacios para revisar y retroalimentar al equipo sobre los avances que hayan tenido. Esta debe tener, como máximo, espacios de dos semanas y, si es posible, reducirlo al seguimiento semanal, ya que así es posible identificar reprocesos a tiempo y mantener al equipo motivado.
  5. Proyectos de intrapreneur: son aquellos que les permiten a los equipos desarrollarse horizontalmente,  al brindarles la oportunidad de aportar y aprender de diferentes áreas o niveles de desarrollo. Al incluirlos, es necesario que los participantes comprendan cómo sus aportes pueden ser relevantes para el proyecto, de tal forma que no lo vean como una carga más de trabajo, sino como un proceso de crecimiento y desarrollo intelectual y laboral.
  6. Equilibrio entre trabajo y vida personal. Hay que buscar un balance en el que los colaboradores puedan desarrollar competencias de forma integral (duras y blandas)  y proponer acciones para la mejora de su calidad de vida e integración con sus familias. Esto permitirá disminuir las tensiones y generar mayor conexión con la organización.
-Publicidad-

La generación de espacios donde sus familiares puedan verlos y entender la relevancia de su trabajo, sesiones de coaching o conocimiento y desarrollo personal y clases o comunicados sobre comida equilibrada son claros ejemplos que les permitirán generar este balance, destaca el experto.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-