Cambiar el chip: la ruta hacia la transformación energética

0
Imagen: Pixabay.
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En un futuro, el viento y el sol podrían convertirse en la principal fuente de energía para las comunidades en el país, debido al aumento en la demanda energética que se vivirá en el mediano y largo plazo.

Este no solo es uno de los objetivos más esperados por los grupos ambientalistas, sino también una de las metas trazadas por el Gobierno, que apostó por incrementar, hasta 30 veces más, la capacidad instalada de energías renovables no convencionales, en un plazo de cuatro años. En ese sentido, de acuerdo con el Ministerio de Minas y Energía, el objetivo planteado es pasar de una producción de 50 megas a una de 1.500, que equivaldrían a las necesidades de grandes ciudades como Cali y Medellín juntas. Vale la pena destacar que, en la actualidad, la generación de electricidad en el país proviene de un 66 % de energía hidráulica y un 29 % de plantas térmicas.

A nivel global, la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés) señala que las renovables podrían superar el 60 % del consumo de energía final total de muchas naciones. En la Unión Europea, este índice podría pasar del 17 % a más del 70 %. Y si se evalúan países como Estados Unidos e India, la cuota podría elevarse hasta dos tercios.

-Publicidad-

Por su parte, las proyecciones de la Asociación de Energías Renovables señalan que, en el caso colombiano, a 2030, el 15 % de la energía provendrá de renovables no convencionales.

Es indudable el potencial que tiene Colombia en estas fuentes de energía, gracias al nivel de recursos con los que cuenta. Pero, paradójicamente, no ha sido el país que más ha adaptado estas tendencias, debido a las políticas que anteriormente fueron desfavorables.

Si bien en el contexto latinoamericano el avance de Colombia en esta materia no es menor, lo cierto es que hay países que llevan la delantera como Chile, que lidera el listado en energía solar; y Brasil, que es pionero en la eólica, según datos publicados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). De igual forma, se destacan México, Perú y Ecuador.

Se estima que una de las grandes oportunidades que tiene Colombia para aprovechar los recursos energéticos renovables no convencionales es La Guajira, en el Caribe. Aunque es uno de los departamentos que presenta un mayor nivel de vulnerabilidad, por flagelos como la pobreza, cuenta con un alto potencial de energía eólica, gracias a la velocidad del viento. De hecho, este tipo de producción energética en esta zona podría ser 1,2 veces más alto que la capacidad instalada del sistema interconectado nacional.

Según indica la Asociación de Energías Renovables, si solamente se tuviera en cuenta el 50 % del área de La Guajira, el nivel de producción de energía eólica sería de, aproximadamente, 15.000 megavatios. Esto, traducido a términos simples, equivaldría a la cantidad necesaria para abastecer el 90 % de la capacidad instalada de generación de electricidad en todo el territorio nacional.

Entre los avances que ha mostrado el país para aprovechar esta región se encuentran los parques generadores de energía eólica, que funcionarían en el resguardo wayúu de la Alta y la Media Guajira, en 2022. En términos generales, este proyecto plantea la habilitación de 65 puntos, con más de 2.500 torres con aerogeneradores.

No obstante, su desarrollo aún es un tema de discusión ya que, según el Instituto de estudios para el desarrollo y la paz (Indepaz), el país no conoce a profundidad cuál sería su impacto ni mucho menos las comunidades indígenas que habitan el Resguardo de la Alta Guajira y sus alrededores.

Este es uno de los casos que muestra los retos que tiene el Gobierno para pasar del papel a los hechos e involucrar de manera efectiva a toda la comunidad puesto que avanzar en una matriz energética sostenible es un interés común.

De igual manera, se requiere capacitar a la sociedad en general para que adopte este tipo de sistemas en sus viviendas y oficinas, así como una superación de las barreras tecnológicas existentes, con el fin de garantizar la calidad de los equipos que ingresan a las regiones. Uno de los países que ha logrado superar tales retos y convertirse en un referente es Costa Rica. En 2017, esta nación emprendió un proyecto para emplear energía totalmente renovable en 300 días. Un año después, se prohibió el uso de combustibles fósiles y, en cambio, se impulsaron otras alternativas sostenibles, como los carros eléctricos.

Otro país que ha dado grandes pasos en esta materia es China. Aunque hace dos décadas los paneles solares no existían en esta nación, en la actualidad, cuenta con una cuarta parte del total mundial, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía.

Es así como este país ya cuenta con una carretera solar de 1 km, una carretera pavimentada con paneles capaces de alimentar 800 viviendas y una granja solar de 250 acres. Y todo no para ahí. China tiene dentro de sus objetivos la construcción de una planta de energía solar en el espacio, tan potente que será capaz de capturar la energía solar y devolverla a la Tierra.

Vale la pena destacar que la expansión a tal escala ha hecho que la energía solar sea cada vez más rentable; es decir, las ciudades de China ahora pagan menos por ella que por la electricidad en la red. En ese sentido, en el último año, el gobierno chino optó por recortar los subsidios a la inversión e indicó que les daría prioridad a los proyectos eólicos y solares, que puedan abastecer a precios bajos. Como consecuencia, esto ha provocado una caída del 60 % de la inversión china en energía renovable, durante los últimos años.

Aunque podría pensarse que cuando la inversión general cae, un país está retrocediendo, este dato deja ver que la energía renovable cada vez es menos costosa.

¿Qué pasos ha dado Colombia para la transformación energética?

La Ley 1715 de 2014 fue clave para promover el uso de las fuentes no convencionales de energía. Desde entonces, el país ha permitido la incursión de tecnologías, como la fotovoltaica, eólica y biomasas a la red tradicional. Así mismo, la Resolución 030 de 2018, entre otros factores, normatiza las acciones de autogeneración a pequeña escala y de generación distribuida en el Sistema Interconectado Nacional.

En ese sentido, además de apostar por el desarrollo de la infraestructura energética en el departamento de La Guajira, hay otros como Cesar, donde la compañía Energy Power construyó el parque solar más grande de Colombia, que tiene una capacidad instalada de 86,2 MW.

Por su parte, en la Costa norte hay algunos proyectos que apuestan por incentivar el uso de las renovables en los hogares. Por ejemplo, en Barranquilla existen empresas que hacen instalaciones de energía fotovoltaica. En algunos casos, los usuarios pueden adquirir solo la tecnología, pero también tienen la posibilidad de recibir un servicio completo de diseño, venta e instalación. En caso de requerir el servicio de instalación de paneles solares en su vivienda, un ciudadano debe cumplir con unos requisitos y contar con un aval por parte de la empresa comercializadora de energía.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-