«Colombia ha demostrado en crisis anteriores que cuenta con condiciones para ajustarse a los choques»

0
Carolina España, representante de CAF en Colombia. Imagen: cortesía
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Aunque el panorama económico para los países latinoamericanos todavía está nublado, es innegable que tras la superación de la pandemia estos se enfrentan a grandes retos que requerirán cambios estructurales. Carolina España, representante del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) en Colombia, habló con La Nota Económica sobre estos desafíos y las estrategias que deberán liderar los gobiernos y las empresas de la región para superarlos.

¿Cómo ve CAF la recuperación económica de Latinoamérica?

Los datos sugieren contracciones en la actividad de dos dígitos en varios países de Latinoamérica. Aunque se han empezado a relajar algunas restricciones de movilidad y a reactivar algunas actividades, la epidemia todavía no está bajo control, por lo que hasta que no se estabilicen o disminuyan los contagios es difícil que los consumidores y las empresas recuperen la confianza para reanudar sus actividades y demandar más bienes y servicios.

-Publicidad-

Por el momento, se desconoce el impacto que la paralización de la actividad ha tenido sobre las compañías y las potenciales disrupciones en las cadenas de suministros. Es posible que hayamos dejado atrás lo peor de la crisis, pero el empuje y la continuidad de la recuperación permanecen inciertos.

En este contexto, es importante avanzar en estrategias que permitan reabrir partes de la economía, regiones, actividades y establecer los mecanismos de rastreo y control para retomar gradualmente la actividad.

Los países de la región se enfrentan a un escenario de endeudamiento bastante complejo. ¿Qué estrategias ve viables para cumplir con los pagos y evitar una crisis de deuda?, ¿más impuestos?

La mayoría de países tendrán altos déficits fiscales y niveles de deuda, y algunos requerirán incrementos de impuestos o recortes de gastos, que a su vez podrían afectar, por ejemplo, la inversión pública en infraestructura, algo que tendría que evaluarse con mucho cuidado y no sería tan recomendable, ya que podría comprometer el crecimiento a mediano y largo plazo.

La salida de la pandemia le impondrá a la región una serie de retos, pero también de transformaciones a favor de la población. Un factor en el que Latinoamérica venía rezagada es la productividad. Más allá de la promoción de esta en las empresas, hay una serie de políticas que contribuyen a aumentar la formalidad laboral, como bajar los costos de las contrataciones o mejorar los beneficios vinculados al empleo formal para los trabajadores.

Por otro lado, la crisis ha discontinuado los servicios educativos, que en forma muy imperfecta han sido reemplazados por medios virtuales, afectando especialmente a las familias más vulnerables, lo que posiblemente comprometerá las oportunidades de empleo de estos niños y jóvenes en el futuro. La emergencia ha puesto en evidencia la falta de un sistema de protección social que cubra a amplias franjas de la población. Muchos países los han tenido que reforzar o constituir en medio de la crisis, pero la pregunta es si la experiencia de esta emergencia generará mayores demandas de la sociedad para expandir dichos servicios de forma permanente.

CAF siempre ha insistido en la importancia de enfocarnos en la productividad. ¿Qué ha faltado para afianzar este aspecto en la región?

Si bien ha habido importantes avances en política monetaria y en el control de la inflación, hay espacio para mejorar la institucionalidad fiscal. Es notorio el limitado espacio fiscal del que disponía la mayoría de los países de América Latina antes de la crisis, con lo cual han sido pocos los gobiernos que han tenido la capacidad de adelantar estímulos fiscales significativos para encarar los costos de la paralización económica.

Por un lado, es importante garantizar la estabilidad macroeconómica. Será fundamental mejorar la institucionalidad fiscal para asegurar fuentes de ingresos estables y una mejor focalización del gasto. Eso implicará, dependiendo del caso, reformas tributarias, mejoras en las capacidades de recaudación y reformas en los sistemas de pensiones y seguridad social. Asimismo, será necesario incrementar la inversión en infraestructura en la etapa de recuperación. Para financiar este gasto de manera sostenible se necesitará una recaudación más sólida y menos distorsiva.

Por otra parte, cualquier reforma significativa o pacto fiscal tomará tiempo, y en los próximos años la región requerirá un mayor financiamiento a bajo costo, con el fin de preservar la sostenibilidad de la deuda y atender mayores demandas de gasto. Ello demandará el establecimiento de mecanismos de coordinación para canalizar la liquidez disponible en los mercados internacionales hacia la región a costos bajos.

¿Cómo ve el panorama económico para Colombia?

Colombia ha demostrado en crisis anteriores que su economía cuenta con condiciones para ajustarse a los choques, gracias a la adecuada regulación financiera, la solidez de la banca, la independencia del banco central, la credibilidad de la política monetaria y la flexibilidad de la tasa de cambio.

Ante la irrupción de la pandemia, el Gobierno ha dado pasos en el camino correcto, buscando mitigar los efectos de la crisis y dando prioridad al fortalecimiento del sistema de salud, la protección de los ingresos de las familias más vulnerables y las facilidades crediticias y tributarias para personas y empresas.

Sin embargo, no se puede desconocer que el país ya enfrentaba retos estructurales, como los elevados niveles de desigualdad territorial y social. En Colombia, una proporción importante de las zonas rurales se encuentran aisladas y rezagadas en términos de desarrollo socioeconómico. Pese a los avances de las últimas décadas, hay un segmento importante de la población muy vulnerable a caer nuevamente en la pobreza como consecuencia de la crisis actual.

¿Qué reformas cree que son necesarias en el país para superar la crisis?

La ampliación de los sistemas de protección social y la generación de empleo necesarios para reducir las desigualdades y la pobreza requieren de un mayor crecimiento de largo plazo. Para alcanzar ese objetivo, es necesario impulsar reformas que consoliden la equidad y la eficiencia de los regímenes tributario y pensional, favorezcan la inserción internacional, amplíen la inversión en infraestructura y profundicen la descentralización. Estas reformas requieren de consensos políticos que no siempre son fáciles de alcanzar.

No obstante, tras los momentos de mayor dificultad es cuando el país ha logrado hacer ajustes importantes como el profundo fortalecimiento de la regulación financiera logrado después de las crisis de finales de los 90. Por eso, es de esperar que Colombia logre sortear el inmenso reto social y económico que esta crisis representa, y para ello cuenta con CAF como aliado incondicional.

¿De qué manera apoyarán ustedes esta recuperación?

El rol de CAF en la recuperación irá en línea con la estrategia gubernamental y los principales retos del país. Nos enfocaremos en el desarrollo territorial, para la reducción de brechas entre regiones; el desarrollo empresarial y la logística, para impulsar la productividad; y el desarrollo institucional, para la modernización del Estado.

Nuestra intervención en la reducción de brechas regionales comprende dos objetivos: aumentar la calidad y cobertura de la infraestructura estratégica y fortalecer las capacidades de gestión de los territorios.

Para impulsar la productividad empresarial, proponemos tres objetivos: apoyar la infraestructura nacional, desarrollar las capacidades internas de las pymes e impulsar políticas que fortalezcan el entorno empresarial, y promover el desarrollo y fortalecimiento financiero y la gestión de riesgos.

También estamos trabajando en modernizar el Estado y en el impulso de políticas que aseguren la sostenibilidad fiscal y la implementación de estrategias para mejorar la eficiencia en la gestión de las instituciones públicas.

Desde su perspectiva, ¿cuáles son las principales oportunidades de negocio e inversión que tiene el país?

Las necesidades en infraestructura y logística significan una oportunidad enorme para la inversión. También vemos un potencial inigualable en el campo para el desarrollo de proyectos agroindustriales de exportación. El fortalecimiento de las pymes, que pasa por su formalización, permitirá facilitar el crecimiento del empresariado en diversos sectores. Colombia cuenta con un fuerte sector financiero que es ejemplo y, además, se ha extendido hacia otros países de la región. Finalmente, se cuenta con espacio para la inversión en generación de energías renovables y en la ampliación de las TIC.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-