Desempleo en Colombia: ¿21,4 % o uno de cada tres?

0
Imagen: Freepik.
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El Dane reveló hoy las cifras del mercado laboral en Colombia para el mes de mayo. Sin mayores sorpresas la tasa de desempleo nacional se ubicó en 21,4 %, lo que quiere decir que 1 de cada 5 habitantes que quiere trabajar no consigue hacerlo.

Si de comparaciones se trata, las series desestacionalizadas que publica el Dane dejan ver que, mientras en marzo el desempleo era del 12,2 %, en abril llegó a 19,9 % y en mayo se situó en 21,2 %. Como es apenas obvio, el choque del COVID-19 sobre el mercado laboral colombiano fue absorbido mayoritariamente en abril.  Estas cifras deberían ser más que suficiente para que los defensores de cuarentenas absolutas, estrictas e indefinidas, revisen sus argumentos y la falsa dicotomía entre economía y vida, como si estas fueran excluyentes.

Sin embargo, hay que decir que por muy malas que suenen las tasas de desempleo superiores al 20 %, estos indicadores están edulcorados. No es que el Dane haga mal su trabajo (todo lo contrario, el esfuerzo de los últimos meses por proveer información veraz es encomiable) sino que la construcción estadística de los indicadores lleva a subestimar la realidad del mercado laboral.

-Publicidad-

El problema con la tasa de desempleo es que es la relación entre los desocupados y la población económicamente activa (PEA), es decir, aquellos que efectivamente están buscando trabajo. En un escenario de pandemia y cuarentena muchos quisieran buscar trabajo, pero las restricciones se los impiden, por lo que no pueden ser contabilizados como desempleados.

Así las cosas, el 21,4 % registrado en mayo de 2020 es muy inferior al desempleo real. Suponiendo que se tuviera la misma PEA que en el mismo mes de 2019 y que toda la destrucción de puestos de trabajo se trasladara al grupo de los desempleados, la tasa de desempleo sería del 30,3 %.

La buena noticia -por ponerle un matiz menos dramático a una situación desesperada-, es que si el mismo ejercicio se hace para el mes de abril, la tasa de desempleo obtenida es del 32,3 %, lo que deja ver que entre mayo y abril hubo algo de mejora -quizás por cuenta de la apertura de algunos sectores económicos-.

Ahora, si se toma el 70 % que está ocupado, las cosas tampoco es que estén libres de problemas. Al margen de la incertidumbre que la mayoría de esos ocupados puede tener acerca de la sostenibilidad de las empresas donde laboran o a las cuales les prestan sus servicios, el informe del Dane deja ver que el 44,1 % de ellos ha visto una reducción de sus ingresos, el 28,3 % no ha podido pagar deudas o facturas y un 24,1 % ha tenido problemas para conseguir productos alimenticios o de limpieza.

Mientras todo esto ocurre, no son pocos los gobernantes que han desarrollado un fetiche por los ventiladores mecánicos para las UCI. ¿Qué pasaría si milagrosamente el país consiguiera 50 millones de estos aparatos? ¿Volverían las reuniones, conciertos, partidos de fútbol, etc.? Con seguridad, no.

Ya va siendo hora de que el país entienda que se debe convivir con el virus, que es el autocuidado lo que debe primar. No se puede continuar en un confinamiento indefinido mientras llega una vacuna, cura o tratamiento efectivo, pues no hay garantía de que nada de esto ocurra.

Es muy fácil decretar cuarentenas cuando se cuenta con la seguridad de un ingreso proveniente del erario. Quizás lo que les hace falta a esos burgomaestres es entender que el grueso de la población no puede permitirse más parálisis, ¿habrá que decírselos con megáfono o los datos serán suficientes?

Análisis de Juan José Escobar.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-