Economía circular, un cambio que no da espera

0
Imagen: Freepik
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La generación de residuos sólidos urbanos aumenta conforme sube el nivel de ingresos de los países, por lo que aquellas naciones que se encuentran en dicho proceso deben tener planes de adecuado manejo del material descartado, entre los que se encuentran los desechos tecnológicos.

La creciente urbanización de los países de Latinoamérica, así como la tendencia al aumento de la población de clase media, ha generado una mayor demanda de bienes de consumo en la región, lo que a su vez, ha intensificado la problemática en la producción de residuos y la disposición que se hace de los mismos.

Según datos del Programa para el Medio Ambiente de la ONU, se estima que en 2014 cada latinoamericano producía un kilo de basura al día y la región, en su conjunto, unas 541.000 toneladas diarias. Esto representa alrededor del 10 % de la basura mundial. Además, la entidad espera que la cifra aumente un 25 % al 2050, llegando a más de 671.000 t/día de residuos urbanos.

-Publicidad-

Por ello, surge la necesidad de que la sociedad migre hacia una economía circular para reducir los desperdicios y explotar racionalmente los recursos. Aplicar dicho modelo es urgente en el sector de la tecnología, pues debido a la obsolescencia programada y al mayor consumo de celulares, tabletas, computadores y otros dispositivos, producto del aumento de ingresos, es cada vez más frecuente ver artículos de este tipo en los contenedores de basura.

Cabe recordar que el modelo de economía circular se basa en tres principios: el primero es preservar y mejorar el capital natural controlando las existencias finitas y balanceando el flujo de recursos renovables; el segundo es optimizar el rendimiento de los recursos mediante la circulación de los productos, componentes y materiales en uso con la máxima utilidad, tanto en el ciclo técnico como en el biológico; y el tercero tiene que ver con la eficiencia, que busca minimizar las fugas y las externalidades negativas que se puedan presentar en el proceso.

Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE)

Las mejoras en las condiciones económicas incrementan el consumo de aparatos eléctricos y electrónicos, lo cual ocasiona que esta corriente de residuos sea la que registre un mayor crecimiento a nivel mundial debido a la corta vida útil de algunos de estos productos, que frecuentemente son diseñados sin considerar su potencial reciclaje.

La Universidad de las Naciones Unidas prevé que el incremento regional en la generación de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) será superior al global, pues se estima que en 2018 esta creció un 70 % en dicho ámbito en América Latina y el Caribe, con respecto al 2009, mientras que a nivel mundial el aumento fue del 55 % para el mismo periodo.

Los datos de generación per cápita de los RAEE muestran que aunque Brasil y México son los principales generadores de estos residuos en la región, los países con los volúmenes producidos por habitante más altos son Chile (9,9 kg/hab.) y Uruguay (9,5 kg/ hab.), que son a su vez las naciones con mayor nivel de ingreso en América Latina.

Un problema grave que surge de los RAEE es la presencia de metales pesados y otros compuestos peligrosos en estos, los cuales frecuentemente terminan en basurales sin control, donde representan un riesgo significativo para el ambiente y la salud, debido a la posibilidad de que dichos compuestos se liberen a las aguas subterráneas a través del subsuelo o el aire, especialmente cuando se presentan incendios.

Retos de la región

Según las Naciones Unidas los retos más significativos que enfrenta la región para lograr una gestión adecuada de los RAEE son los vacíos legales que tienen algunos países. Además, la entidad resalta la necesidad de avanzar en el manejo sostenible del ciclo de vida de dichos productos y en la responsabilidad extendida del productor, debido a que persiste el desconocimiento de la gestión que debe hacerse en este campo.

Sobresale también la urgencia de mejorar la precaria disponibilidad de la tecnología de reciclaje y transferencia, así como la necesidad de implementar modelos económicos que estén en capacidad de sortear las dificultades financieras, pues muchos no son sostenibles en esta materia.

En Colombia se ha avanzado en el tema gracias a la Ley 1672 de 2013, que estipula que los comercializadores de aparatos eléctricos y electrónicos deben gestionar su reciclaje y, además, brindarle al consumidor los espacios para la recolección. El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible formuló y promulgó la Política Nacional de RAEE en el año 2017 basándose en dicha legislatura.

La política tiene cuatro estrategias: la primera es la sensibilización y educación hacia la producción y el consumo responsable de aparatos eléctricos y electrónicos para la extensión de su vida útil y la promoción de medidas orientadas al eco-diseño; la segunda es el desarrollo y establecimiento de instrumentos para la recolección y gestión de los RAEE; la tercera es la transferencia tecnológica y el desarrollo de infraestructura ambientalmente segura para el aprovechamiento de los RAEE; y la última es la estrategia de conformación de esquemas de trabajo conjunto entre el sector privado y el desarrollo de alianzas público-privadas para promover la gestión integral.

Si bien es cierto que en el país hay una base legal definida y una articulación desde el Gobierno para generar una economía circular en cuanto a los RAEE, es importante que más entidades repliquen acciones como las de la Corporación EcoComputo, que en 2019 recolectó más de 1.200 toneladas residuos como computadoras, monitores, teclados, impresoras, entre otros. Además, es imprescindible que los ciudadanos entiendan la importancia de contribuir desde sus hogares y empresas en el manejo adecuado de estos artículos para evitar que el 90 % se siga desperdiciando.

Artículo publicado en la edición «RESPONSABILIDAD SOCIAL», de La Nota Económica.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-