Migración de talentos calificados: ¿una piedra para el desarrollo?

0
Imagen: Freepik.
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La emigración de trabajadores altamente calificados desde los países en vía de desarrollo es cada vez más frecuente. ¿Qué tan bueno o malo es este fenómeno para el crecimiento económico?

 

Buscar mejores oportunidades laborales, educativas y de bienestar es una de las mayores motivaciones que tienen millones de personas altamente calificadas en los territorios más pobres o en vía de desarrollo para emigrar hacia países con elevados niveles de vida.

Este propósito, sumado a las ventajas de la globalización y a la competitividad entre las grandes empresas por conseguir los trabajadores más capacitados, innovadores y adaptados a las necesidades del mercado, ha impulsado un incremento considerable en la movilización de talentos durante las últimas décadas.

-Publicidad-

Entre 1990 y 2010 la migración de personas altamente calificadas (con títulos educación terciaria) creció un 130 % en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), según la investigación Global Talent Flows, del Banco Mundial.

Aunque los países de la OCDE representan menos de una quinta parte del mapa político mundial, albergan a más del 60 % de los migrantes altamente calificados. Así mismo, cuatro naciones (Estados Unidos, Australia, Canadá y Reino Unido) acogen al 70 % del total de personas con esas características que llegan al grupo. Incluso, históricamente, Estados Unidos ha recibido a un tercio de los migrantes en todo el planeta. Solo en 2010, acogió a 11,4 millones de estos, lo que representó el 41 % del total recibido por la OCDE.

En cuanto a los lugares de origen, la movilización en los países de ese organismo internacional se ve reflejada, principalmente, en el aumento de la llegada de personas descendientes de naciones que no forman parte del mismo.

Mientras que en el periodo de 1990-2010 el número total de migrantes altamente calificados dentro de los mismos miembros de la OCDE incrementó un 68 %, el de personas procedentes de otros países del mundo creció un 185 %, al pasar de 6,2 millones a 17,6 millones.

En lo que al número total de profesionales calificados enviados al exterior se refiere, India, Filipinas y China son los líderes. En 2010, estos tres países registraban 2,1, 1,5 y 1,4 millones de emigrantes con esas características, respectivamente.

Sin embargo, al mirar la evolución de este tipo de migración en el transcurso de las dos décadas (1990-2010), es evidente que los países con el mayor incremento de trabajadores altamente calificados enviados al exterior fueron Argelia, Rusia, Bangladesh, Rumania, Venezuela, Ucrania, Pakistán e India, cuyos porcentajes de crecimiento fueron superiores al 300 %. No obstante, las tasas más altas de emigración de talentos por número de habitantes las tienen países pequeños, insulares y de ingresos bajos, como Guyana (93 %), Trinidad y Tobago (68 %), Barbados (66 %), Tonga (53 %) y Zimbabue (44 %).

En la progresiva fuga de cerebros también se refleja un notable aumento del 152 % de la migración femenina desde 1990 hasta 2010, al pasar de 5,7 a 14,4 millones de mujeres en los países de la OCDE, provenientes especialmente de África y Asia, lo que potencia el rol de las desigualdades de género y los desafíos del mercado laboral como factores de empuje.

Fuente: Global Talent Flows, World Bank.

De hecho, en una investigación citada por el Banco Mundial se demuestra una correlación de 0.43 entre el crecimiento de la migración femenina altamente calificada y el índice de Desigualdad de Género del PNUD, que abarca la salud reproductiva, el empoderamiento y la participación en el mercado de trabajo.

Ahora bien, aunque no existen investigaciones que constaten las causas claras de la migración de talentos de las regiones en vía de desarrollo hacia “el club de los países ricos”, el nivel de ingresos por persona es un buen indicador.

Solo al comparar el PIB per cápita de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Australia con el de los países con más trabajadores en el exterior (India, Filipinas y China) y los que tienen la tasa de emigración de talento calificado más alta por número de habitantes (Guyana, Trinidad y Tobago, Barbados, Tonga, y Zimbabue), la diferencia es bastante notoria.

Además de esto, los países de la OCDE cuentan con ciertas ventajas atractivas para los migrantes, tales como los altos salarios, el nivel de vida y los bajos niveles de desempleo.

A estos aspectos también se suma el esfuerzo de los países desarrollados que, conscientes de los efectos positivos de la diversificación del capital humano y de la aglomeración de habilidades, y motivados por disminuir costos de transporte y comunicación, les abren las puertas con entusiasmo a los talentos calificados de otras partes del mundo.

Por otra parte, no hay que olvidar que estas naciones tienen una significativa concentración de universidades prestigiosas –que además ofrecen un gran número de becas anualmente-, compañías de alta tecnología y centros de investigación. Un escenario que constata este poder seductor es Silicon Valley, donde compañías como Google, Facebook y Apple, tienen su sede.

Según un informe del Silicon Valley Competitiveness and Innovation Project (SVCIP), el 56 % de los científicos e ingenieros que trabajaban en 2013 en Silicon Valley había nacido en otro país; y el 43,9 % de las empresas creadas allí desde 2006 hasta 2012 fue fundado por extranjeros.

A grandes rasgos, para los países receptores, que regularmente son lo más desarrollados, este tipo de migración genera más efectos positivos que negativos. Si bien es cierto que la llegada de talentos extranjeros implica una mayor competencia para los trabajadores nativos, esta se convierte en una oportunidad para promover el aprendizaje y aprovechar la diversidad de los conocimientos. Precisamente, gran parte de la fortaleza de Silicon Valley se deriva de tener una de las bases de talento más sólidas y especializadas del mundo.

Algo que también ilustra la importancia de los inmigrantes altamente calificados en los países receptores es el Premio Nobel. No es casualidad, por ejemplo, que una parte importante de los reconocimientos otorgados a Estados Unidos a lo largo de la historia se deba a personas que llegaron a ese país en su infancia o al principio de su carrera profesional.

Según un informe publicado este año por la Fundación Nacional para la Política Americana (NFAP, por sus siglas en inglés), los inmigrantes han ganado el 35 % de los Premios Nobel otorgados a Estados Unidos en química, medicina y física (105 de 302) desde 1901. De modo que no se puede desconocer que una fracción del éxito del país norteamericano es atribuible a los genios extranjeros.

Cabe señalar que el crecimiento de la emigración calificada desde 1990 no solo denota las ventajas de los países desarrollados sobre los subdesarrollados. De cierta manera, esto también muestra que, debido al aumento de la educación hasta determinados niveles en estos últimos, los profesionales viajan a otros lugares donde los estudios complementarios son menos onerosos o con mayor reconocimiento, con el fin de perfeccionar su formación y lograr que las empresas miren con buenos ojos su talento.

Efectos en los países de origen

Como se evidenció anteriormente, la mayoría de inmigrantes calificados en la OCDE proviene de países en vía de desarrollo, una situación que encierra argumentos a favor y en contra.

Algunos de los efectos positivos en los países de origen son que los emigrantes calificados pueden crear excelentes conexiones globales, aumentar el flujo de remesas –algo que, a su vez, incrementa los ingresos disponibles en los hogares e incentiva el consumo nacional- y potenciar sus habilidades profesionales que, en el largo plazo y en caso de regresar, pueden aportarle a su región de origen. En el mejor de los casos, estos trabajadores también pueden contribuir al desarrollo de diásporas calificadas, es decir comunidades, que se vinculan directamente con su lugar de nacimiento desde el exterior para fomentar el comercio, influenciar positivamente a las instituciones y transferir conocimiento de forma constante.

De hecho, en este último punto se distingue India, cuyos talentos calificados en el exterior han favorecido el desarrollo de algunos sectores de la sociedad, especialmente, el tecnológico, por medio de diásporas.

Un documento elaborado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) recoge cuatro casos puntuales que ilustran el papel de la diáspora india a lo largo de su historia. El empresario Kanwal Rekhi, que formó parte de Novell, fue uno de los primeros que generó, desde su puesto en Estados Unidos, contratos para Infosys, así como para otras empresas emergentes; Alok Aggarwal, de IBM, convenció a esta compañía de instalar un centro de investigación en el país asiático; Rajat Gupta logró que la consultora McKinsey se transformara en una de las pioneras de subcontratos de servicios de investigación en India; y Ash Gupta, de American Express, influyó en la decisión de establecer en esa nación un centro de servicios al cliente.

También se destaca The Indus Entrepreneur (TiE), una red internacional de profesionales hindúes, fundada en 1992 en Silicon Valley por el mismo Kanwal Rekhi y otros altos ejecutivos con raíces en India, que tiene como objetivo apoyar el desarrollo empresarial mediante oportunidades de educación, tutorías, networking y financiación.

No obstante, el fenómeno de emigración de trabajadores calificados en los países subdesarrollados plantea algunas preocupaciones que contrastan con los efectos positivos y que sugieren la necesidad de contar con mejores políticas públicas para evitar que los flujos de cerebros hacia el exterior -que en algunas regiones son altísimos- perjudiquen su progreso.

Una de esas preocupaciones tiene que ver con la pérdida del talento. No hay duda de que las personas más educadas juegan un papel esencial en el desarrollo de un estado. Por ende, cuando los científicos, médicos e ingenieros, entre otros profesionales parten de sus países de origen, se limita, de alguna manera, la innovación e investigación porque dejan de aplicar sus conocimientos, habilidades y experiencia en los mismos y los destinan a otros donde son mejor aprovechados.

Los impactos fiscales también representan otros de los efectos negativos para los países de origen, ya que los emigrantes se convierten en unos contribuyentes menos para las finanzas nacionales.

En una investigación realizada por John Gibson, profesor de la Universidad de Waikato y David McKenzie, economista del Banco Mundial, en Tonga, Micronesia, Ghana, Nueva Zelanda y Papúa Nueva Guinea, para calcular los costos fiscales de la emigración de los trabajadores más calificadas, se concluyó que, si bien este valor varía significativamente con la progresividad del sistema tributario y el tamaño del gasto gubernamental de cada país, las pérdidas anuales estimadas por concepto de impuestos por persona en Ghana, Nueva Zelanda y Papúa Nueva Guinea, son de USD 6.300, 10.000 y 16.900, respectivamente (valores de 2010).

Aun así, encasillar la emigración de talentos altamente calificados en “buena” o “mala” en la sociedad actual, que es cada día más competitiva y flexible, puede ser arriesgado.

Sin embargo, para mitigar sus efectos negativos en el desarrollo local y evitar que esta sea una decisión obligada y no, precisamente, voluntaria, es importante que los gobiernos de los países que presentan los mayores flujos de personas evalúen y aborden los factores que impulsan a sus nacionales a partir de sus lugares de origen, incluidos los derechos humanos.

Por otra parte, para aprovechar las ventajas de la emigración, los gobiernos pueden ahondar en acciones complementarias, como promover el retorno de sus talentos calificados, por medio de beneficios para emprender; o seguir desarrollándose profesionalmente y crear programas de vinculación con trabajadores en el exterior para buscar la transferencia de conocimientos y explorar otros mercados, como en el caso de India.

Análisis publicado en la edición «Proyecciones 2020-2023», de La Nota Económica.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-