¿Qué significa el crecimiento del 2,7% del PIB?

0
Imagen: Freepik
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El DANE acaba de revelar la cifra de crecimiento económico de Colombia en el tercer trimestre. La expansión del 2,7 % estaba dentro de lo presupuestado por el mercado y la mayoría de analistas y resultó ser un poco superior a las estimaciones del 2,5 % que los más pesimistas pronosticaban.

No obstante la buena noticia, hay que ser cautelosos para no dejarse llevar por la celebración. Por una parte, no hay que olvidar que ese 2,7 % tiene incorporado el efecto estadístico del flojo crecimiento del tercer trimestre de 2017 –cuando apenas se expandió 1,7%–; pero, además, hubo una fuerte dinámica de la administración pública (4,5 %), impulsada por el fin de la Ley de garantías que liberó recursos públicos e impulsó el gasto gubernamental. Es decir, una parte de ese crecimiento no refleja totalmente la salud de la economía del país.

Afortunadamente, sí hay señales favorables dentro de lo entregado por el DANE. El más llamativo es el sector de la construcción, que con un crecimiento modesto del 1,8% saltó 5,8 puntos porcentuales con respecto al guarismo mostrado un año atrás. Así, se empieza a ver una luz de esperanza para una actividad que venía de capa caída, pero lo más importante es que, teniendo en cuenta la importancia que tiene este sector en cuanto a los encadenamientos con la industria y la generación de empleo, es posible que gracias al mejor comportamiento de este sector, se imprima velocidad en otros renglones productivos y se fomente la creación de empleo.

-Publicidad-

En este sentido, la industria y las actividades mineras también mostraron un repunte, abandonando los números rojos que habían acompañado a estos sectores hasta el primer trimestre de 2018 (y hasta el segundo, en el caso de la minería). Dicho esto, pareciera que se empieza a apuntalar la recuperación económica.

Lo anterior también está respaldado por el comportamiento del comercio, que creció un 2,6 % anual en el tercer trimestre de 2018 y que, pese a desacelerarse con respecto al segundo trimestre del mismo año, permanece en terreno positivo.

Ahora bien, hay que recordar que todo este panorama favorable ocurrió en el marco de un cambio de gobierno que aplacó muchas de las incertidumbres que consumidores e inversionistas tenían hasta principios de 2018. Esto, sin duda, fue un combustible importante para la reactivación. De hecho, hasta hace unos meses la confianza de los consumidores iba en ascenso, y las cifras del comercio minorista mostraron un crecimiento favorable en octubre (más del 5% anual).

Sin embargo, el final de año encierra algunas dudas importantes, de ahí que las cifras de la confianza de los consumidores mostraran un revés en los últimos meses. La reforma tributaria ya generó suficiente ruido como para que el ciudadano de a pie prevea un menor ingreso disponible el próximo año, con lo cual es posible que la expansión de la demanda agregada se vea reducida, con sus consecuentes efectos sobre el crecimiento.

Frente a esto, el Banco de la República recortó sus estimaciones de crecimiento para este año de un 2,7 % a 2,6 %. Y es que mientras los factores internos pueden hacer mella, el clima internacional tampoco es el ideal. La economía estadounidense ya empieza a mostrar señales de recalentamiento y Europa se debilita, lo que tendrá repercusiones poco favorables sobre Colombia.

Por ahora, el 2,7 % del tercer trimestre parece suficiente para pregonar una recuperación. Desafortunadamente, la expansión está lejos de ser la ideal para consolidar un crecimiento del 2,8 % a final de año y mucho menos superar el 3,3 % en 2019 –como vaticinaban algunas proyecciones al inicio de este año–. No bajar la guardia, ese es el llamado a aplicar en todos los frentes, pues se vienen unos meses difíciles.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-