Industria aseguradora en el contexto de COVID-19

0
Imagen: Freepik
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Por: Eduardo Saavedra, Acting Partner de Riesgos y Actuaría de PwC, y Ramiro Bastidas, Gerente de Riesgos y Actuaría de PwC

Los gobiernos de diferentes países se han visto en la necesidad de instaurar medidas para la contención del COVID-19, lo que a su vez ha afectado en gran medida la actividad económica mundial impactando los estados financieros en las compañías. Entre las medidas tomadas para la mitigación de la propagación del virus se encuentran: restricción de movilidad de las personas, cancelación de itinerarios de vuelos, cierre de instituciones educativas, cancelación de eventos masivos, entre otras.

El sector asegurador no ha sido ajeno al impacto generado por el COVID-19, el cual se ha dado principalmente por medio de reducción en emisión de pólizas, impactos en la operación e infraestructura, impacto en siniestralidad (aumento o disminución dependiendo del ramo), extensiones de períodos de cobertura de las pólizas, diferimiento en pago de primas, impacto en el portafolio de inversiones, entre otros. Por lo anterior, la medición de los estados financieros de las compañías aseguradoras debe reflejar las implicaciones del COVID-19 en la situación económica futura, a corto y mediano plazo; para ello, nuestro equipo de expertos PwC presenta algunas de las principales problemáticas generadas por la crisis en la industria aseguradora, particularmente en el ámbito financiero, así como enfoques y estrategias para solventar las mismas.

-Publicidad-

Efectos en el ingreso por emisión/recaudo de pólizas

Para las entidades aseguradoras, la reducción de la actividad económica puede significar ingresos reducidos, pero también riesgo reducido en algunos ramos. Sin embargo, para pólizas de seguros de crédito, seguros de desempleo y planes de salud, se podrá presentar un incremento en la frecuencia de reclamación y, en algunos casos, en la severidad. Entre algunas de las problemáticas presentadas a partir de la crisis económica actual se encuentran:

  • Reducción en la suscripción de pólizas y ventas anuales como resultado de la desaceleración económica.
  • Con una sugestión por la mortalidad producto del virus, se podrá incrementar el interés en pólizas de seguros de vida por parte de los clientes.
  • La crisis económica impactará la capacidad de pago de primas de los clientes generando un deterioro por el incremento del riesgo de crédito.
  • Selección adversa de clientes en un posible escenario de guerra de precios.
  • Cambios en los contratos y términos de las pólizas.

Estas problemáticas conllevan a diseñar estrategias por parte de las entidades aseguradoras que permitan a corto/mediano plazo solventar sus dificultades y evitar tener un impacto significativo en su resultado financiero. Para ello, a continuación, se presentan los siguientes enfoques propuestos como acciones a corto plazo, que pueden ser de ayuda para realizar una adecuada mitigación del impacto generado:

  • Aceleración de iniciativas digitales para la gestión comercial.
  • Realizar proyecciones de suscripción de pólizas de acuerdo con crisis pasadas, involucrando efectos macroeconómicos prospectivos.
  • Implementar competitividad de precios enfocándose en ramos no impactados significativamente por la crisis económica.
  • Realizar análisis de precios con base en posibles aumentos en la siniestralidad y reducción de poblaciones que adquieran la póliza. (selección adversa)
  • Revisión de las exclusiones que se dan dentro de los contratos de seguro y su impacto en la reputación de la aseguradora y renovación de clientes (no pago vs reputación y renovación de clientes)

Efectos en la pérdida y reservas técnicas de las entidades

Las compañías aseguradoras enfrentan un reto en cuanto a las decisiones y estrategias para medir los impactos del virus en sus estados financieros, en particular, las reservas (matemática, IBNR, por insuficiencia de primas, por insuficiencia de activos, entre otras); por ello, uno de los indicadores que debe ser foco de estudio continuo y proyección a corto/mediano plazo es la siniestralidad. En este indicador se pueden presentar las siguientes problemáticas en el contexto del COVID-19:

  • Impactos favorables en la frecuencia de pérdida para ramos de autos y otros seguros generales, debido a las medidas de confinamiento.
  • Incremento de gastos debido a problemas operativos e infraestructura (medición del valor de un siniestro, verificación de siniestros, etc.)
  • Incremento en la severidad de seguros impactados por la crisis (desempleo, salud, crédito, lucro cesante, entre otros).

Estas problemáticas conllevan al desarrollo de modelos asertivos basados en un contexto macroeconómico de crisis, para involucrar dentro de la constitución de reservas técnicas un efecto forward looking en la estimación de las mismas mediante las metodologías conocidas. Para lo anterior, se pueden tener en cuenta las siguientes acciones:

  • Desarrollo de modelos prospectivos de proyección de siniestralidad, para focalizar esfuerzos en la medición de pasivos asociados.
  • Pricing realizado bajo diferentes escenarios macroeconómicos que impactan directamente la siniestralidad.
  • Realizar pruebas de estrés en las reservas vía incremento de la siniestralidad bajo modelos prospectivos.
  • Análisis de incremento de costos de operación y reducción de ingresos para la medición de reservas futuras.

Asimismo, un elemento adicional que juega un papel fundamental en las reservas (y bajo IFRS 17 jugará aún más) es la tasa de interés a ser utilizada tanto en la proyección de la reserva matemática como en los ramos de cola larga de seguros generales, al momento de descontar pérdidas a valor presente. Dicho elemento también se verá impactado por el COVID-19, dado el contexto macroeconómico a corto/mediano plazo.

Por otro lado, en las futuras actualizaciones o cálculos de las reservas en las entidades aseguradoras, deberán ser definidos los criterios de selección de la información considerada para la actualización de las mismas, dado que existirán outliers de comportamiento en los meses donde se presenten los efectos de la crisis económica generada por el COVID-19. Las siguientes medidas pueden ser tenidas en cuenta para la definición o selección de dichos criterios:

  • Seguimiento de indicadores de siniestralidad, niveles de suficiencia de reservas, volumen de suscripción, entre otros asociados al comportamiento de las pólizas para determinar aquellos meses con datos atípicos generados por los picos de la crisis.
  • Seguimiento a las medidas tomadas por las entidades a nivel global en cuanto a los criterios de selección de la información a incluir en los futuros ejercicios de cálculo de las reservas en entidades aseguradoras (e.g. EIOPA, IASB).
  • Definición de criterios cualitativos para la selección de información en la recalibración de los parámetros.

Efectos en el portafolio de inversiones

Un factor adicional que puede tener impactos potenciales en las entidades aseguradoras producto de la crisis económica generada por el COVID-19, es el decrecimiento en la rentabilidad de los portafolios de inversión, dada la caída generalizada del mercado, así como la reestructuración continua de estos portafolios por la alta volatilidad en tasas de interés y rentabilidad de activos. A continuación, se mencionan las posibles problemáticas a las que se enfrentan las entidades aseguradoras respecto a los portafolios de inversión:

  • El impacto en los precios de bonos y la rentabilidad de acciones generarán una caída en el retorno sobre inversiones.
  • Menores tasas de interés ofrecidas en el mercado para inversiones a largo plazo (costo amortizado).
  • Downgrades en los rating de crédito debido a impactos en los emisores de títulos, impactando las políticas internas de inversión definidas.
  • Descalces entre activos y pasivos debido a los cambios en tasas de interés, precios y rentabilidades esperadas de activos.

Lo anterior, conlleva a realizar un monitoreo continuo de los portafolios de inversión, que puede tener en cuenta las siguientes acciones a corto plazo:

  • Optimización del portafolio, de acuerdo con condiciones del mercado, nuevas regulaciones y cambios en políticas internas.
  • Gestión adecuada de activos y pasivos mediante la generación de estrategias de cobertura.

Por último, se debe analizar el posible impacto que puede traer un downgrade en las compañías de reaseguros, esto visto desde una perspectiva de mayor riesgo de crédito a ser asumido (incremento en provisión), y las políticas internas frente a los requerimientos de calificación de los reaseguros. Esta última situación puede generar que el costo del reaseguro sea mayor, y/o que la consecución del mismo sea más complicada debido al incremento de solicitudes de cobertura para aquellos reasegurados que no tienen impacto en su calificación.

Se espera que, con las ideas presentadas en los párrafos anteriores, las entidades aseguradoras puedan realizar un análisis sobre el impacto que el COVID-19 tiene en sus estados financieros y, a su vez, puedan reflejar de una manera más adecuada su situación financiera en el contexto actual.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-