La espera

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Todos esperamos algo, y cada uno de nosotros lo vive y rememora en función de su experiencia y sus marcos de referencia:

  1. Nuestra primera calificación siendo conscientes del riesgo de no obtenerla. No es pasar el año, es continuar estudiando.
  2. La respuesta de esa primera persona que nos movió el corazón, el alma.
  3. Los resultados del examen o proceso de admisión para iniciar o continuar nuestros estudios. La diferencia entre un futuro y otro, ni mejor ni peor, tal vez solo diferente a los sueños.
  4. La respuesta de una solicitud de crédito o beca; más cuando eso lo define todo. Todo.
  5. El resultado de un examen de certificación, porque hace la diferencia.
  6. El resultado de una ecografía para saber si nuestros hijos -aún por nacer y en gestación- están bien; más cuando el resultado es satisfactorio y deja escapar un agradecimiento por el milagro de la vida.
  7. La respuesta de ese primer proceso de selección que enfrentamos; más cuando es el primer paso y esa es la única oportunidad.
  8. El resultado de un examen médico, cuando se ha pasado por una enfermedad o su conclusión representa el inicio de un reto personal y humano, y hay que enfrentarlo.
  9. Muchas esperas más. Ahora también las de nuestros hijos, que se vuelven propias.

En este momento, de alta complejidad e incertidumbre, quiero enfatizar en la espera de lo que sigue con ilusión, esperanza y fe. No son tiempos fáciles, pero tampoco imposibles. En nuestra mente está la diferencia; en nuestro corazón, la motivación.

En los últimos días una persona me preguntó por mi historia de liderazgo, más por curiosidad que por un objetivo en específico. Le comentaba que he construido -y la construcción sigue- a partir de entender los procesos en su fundamento técnico, pensando siempre en ser un referente con base en mejores prácticas, integrando la tecnología, los aspectos financieros y desarrollando la gente, con certificaciones comprobadas (más de 200 personas he apoyado en sus procesos de certificación en mantenimiento, confiabilidad, gestión de activos y proyectos; y les he brindado conferencias a más de 10.000 personas en Latinoamérica en los últimos 15 años), comunicando con dedicación e inspiración al nivel operativo y con transparencia al nivel ejecutivo, jamás traicionando mis valores. Cuando he recibido reconocimientos -nacionales o internacionales-, les he escrito a mis padres, a mi familia, a compañeros, jefes, profesores e inclusive a hijos de mis profesores ya fallecidos, porque ellos representan el molde de lo que se ha logrado. Con humildad reconozco que soy más el reflejo de la historia improbable, de lo imposible hecho posible. Cuando me dicen que algo es imposible se activa un mecanismo mental de desafío: hay que lograrlo. Seguramente lo imposible nos tomará un poco más de tiempo, como bien se dice.

-Publicidad-

La espera, en general, es un poco más tediosa por la incertidumbre. En mi caso decidí seleccionar bien las fuentes, no caer en el pesimismo y creer. Seguir aprendiendo y aportando, de manera voluntaria y en lo que creo que puedo contribuir más: que las personas se mantengan aprendiendo y conscientes para mejores tiempos. Y aprender para la vida, no solo para un examen, una empresa o una industria.

Como a muchos, la tormenta de COVID y los precios de energéticos significó perder la posición que tenía. En este momento hay millones de desempleados en Colombia. Uno más. Pero con la convicción de que se puede hacer la diferencia.

La espera ahora es por la siguiente oportunidad. Con fe y esperanza. Con vocación de construir y ayudar. Alguien, en algún lugar de Latam -o el mundo- estará esperando por las competencias y el modelo de liderazgo que represento. Ellos también esperan.

La espera de ahora, entonces, es esta: poder liderar para reconstruir el tejido empresarial, y a partir de una genuina historia de resiliencia, volver a liderar personas para mejorar, crear, transformar e incorporar la tecnología, los procesos o las competencias a desarrollar en las personas para que las empresas hagan la diferencia. Más en esta crisis, en esta situación calamitosa para las familias que han perdido a alguien, para la salud pública, para la economía de hogares y de países, para el mundo.

Y en unos años le sumaré esta nueva espera a la lista del principio. Lista que recuerdo con gratitud y aprecio. Como cada etapa y aprendizaje en mi vida.

Por: Aleck Santamaría De La Cruz

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-