Lecciones del reinicio de operaciones y una hoja de ruta propuesta

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En estas últimas semanas, después del impacto más inmediato de las medidas de salud pública derivadas del SARS-CoV-2, con implicaciones muy graves en materia económica y empleo y una presión creciente en el sistema de salud, nos encontramos en un escenario económico global y nacional de serias implicaciones en el corto plazo, con afectaciones, además, en el mediano plazo en la generación de ingresos, los indicadores de empleo, la pobreza y la equidad.

En Colombia se ha hecho evidente la necesidad de articular los sectores público y privado, y al gobierno central con los mandatarios regionales o locales, con signos de desgaste y oportunidades de mejora. La conversación, en general, requiere menos ego, más vocación de aporte, menos política y politiquería, más fundamento técnico y tener un balance entre el corto y largo plazo. En el contexto empresarial sobresalen las propuestas de un liderazgo más consciente y humano, con una inclinación hacia tomar acciones sensatas desde lo financiero y lo operacional, protegiendo la gente, los empleados, los contratistas y los clientes.

El reinicio de operaciones ha sido costoso y complejo: incertidumbre en la demanda, mayores costos por las medidas de salud pública, menor productividad por las limitaciones en la densidad en plantas para lograr el distanciamiento social, aunado al aplazamiento de iniciativas de inversión y de mejora en los procesos productivos. Los siguientes meses serán decisivos, en gran parte porque se reafirma que de la disciplina individual dependerá el resultado colectivo, y el apoyo a los menos favorecidos se posicionará como una medida necesaria para no incrementar nuestros graves niveles de pobreza e inequidad.

-Publicidad-

Ante este panorama, desde el ámbito gubernamental, se hace necesario contar con una hoja de ruta que propicie dentro de la incertidumbre un escenario más favorable, con acciones concretas desde la salud pública y medidas urgentes para la reducción del desempleo y la reactivación económica. Desde el empresarial, una hoja de ruta que genere confianza en el inicio de las actividades productivas.

Y tal hoja de ruta, desde lo empresarial, implica en el inmediato corto plazo implementar las medidas de bioseguridad, seguir protegiendo la caja (ya no solo con proveedores o empleados, sino con una revisión profunda de desperdicios e ineficiencias en los procesos productivos y administrativos, la logística o las deficiencias en activos productivos) e ir escalando las operaciones progresivamente. Pero en algún momento será necesario pasar de la contingencia a la operación normalizada, de la adaptación estratégica forzada -con más tinte operativo que otra cosa- a la reformulación estratégica organizada, de la contingencia digital del teletrabajo a la transformación digital centrada en procesos que observen necesidades del cliente interno y del externo. Cada sector empresarial e industrial tiene sus particularidades, por lo que referenciar medidas en otras empresas, industrias o países será necesario para acortar el camino y acelerar la curva, pero la de aprendizaje. De un liderazgo contingente a uno consciente, con medidas duras pero necesarias de corto plazo, y luego una visión de mediano y largo plazo que propicie espacios de confianza y construcción de mejores prácticas al interior de la organización. La propuesta es una gerencia más holística, humana, con una visión clara y bien comunicada, que construya las competencias requeridas dentro del equipo y propicie la transformación y la innovación.

Un punto adicional es volver a los fundamentos del negocio y el modelo de generación de valor: cuidar la base de clientes y aliados y las prácticas de operación y mantenimiento, dándole sentido social a la empresa sin recurrir a la sobreoptimización extrema y generando encadenamientos productivos más regionales y locales.

Estos son algunos de los aspectos a considerar en esta nueva hoja de ruta empresarial. Capitalizando lecciones por aprender. Estamos inmersos, ante todo, en una economía del conocimiento, donde las habilidades técnicas y las competencias blandas harán la diferencia, en ámbitos empresariales que se soportan en la tecnología más como medio que como fin. Ya está sucediendo.

Aleck Santamaría De La Cruz

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-