Economía 2019: definiendo la doble calzada de la política nacional

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El 2019 será un año de grandes retos para la economía colombiana. Si bien en el ambiente está la sensación de que lo peor ya pasó y que desde 2018 el país entró en una tímida senda de recuperación, la consolidación de esta todavía está en veremos.

Entre los indicadores que registran un panorama favorable en el corto plazo, está el crecimiento del PIB, que podría estar cercano al 3,3% en este año. Sin embargo, hay menos optimismo en el plano del empleo y de la sostenibilidad fiscal. El primero, por cuenta de un coletazo de la incertidumbre que se vivió en 2018 y la desaceleración de 2017. El segundo, debido a una reforma tributaria que pareció más improvisada que analizada, que dejó varias dudas acerca del gasto público, causó malestar en más de un sector de la economía nacional y a la cual las calificadoras de riesgo le pusieron mucha atención.

Junto con esto, el plano internacional muestra algunas señales preocupantes. Aunque la economía estadounidense ha mantenido un crecimiento sostenido en los últimos trimestres, cada vez es más claro que el ciclo expansivo de la primera economía del planeta está próximo a su fin. Asimismo, la desaceleración europea ya es un hecho y se suma a los riesgos externos.

-Publicidad-

Estos dos elementos serán un obstáculo importante para el desempeño de nuestro país, pues una demanda mundial deprimida, se verá reflejada en el intercambio comercial y la inversión extranjera. La incertidumbre y volatilidad serán más comunes de lo que se cree.

Es por esto que Colombia tiene que poner todo su empeño en volverse un foco de estabilidad y un faro de certidumbre ante los nubarrones que se ciernen sobre los mercados internacionales. En este punto, la administración Duque tiene el gran reto de demostrarle al país y, de paso, a los inversionistas extranjeros, que sus medidas están alineadas con el cambio y la prosperidad que promulgó en su campaña presidencial.

Por ahora, el año arranca con un impulso en su crecimiento, pero falta ver si los desafíos que está por enfrentar la economía colombiana pueden ser superados con el nuevo Gobierno al mando. Quizás algunos no lo noten aún, pero desde hace unos meses empezó la pugna por el poder de las elecciones de 2022.

De lo que ocurra con el país en estos doce meses dependerá el camino que recorrerá en los siguientes años. Estamos por ver si la carretera que la mayoría de los colombianos eligió está pavimentada, o si, por el contrario, el timonel actual tomó una trocha y está allanando, involuntariamente, el carril izquierdo de la política (y economía) nacional. Desempolvando el refranero: “el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”.

Por: Juan José Escobar Jaramillo
Editor en jefe

Este contenido hace parte de la edición “Proyecciones 2019-2022” de La Nota Económica

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-