Entre lo apolíneo y lo dionisíaco

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El turismo es una actividad transversal a varios sectores de la economía pero, sin duda, la hotelería y el transporte son los eslabones más atractivos dentro del encadenamiento turístico del país. No obstante, son muchos los factores que entran en juego al momento de tener un sector llamativo, competitivo y eficiente.

No hay que olvidar que la competencia internacional –y en algunos casos intranacional– desde el punto de vista turístico es sumamente fuerte. Cada país intenta consolidarse en el mercado mundial de viajeros y cada uno busca explotar sus destinos vacacionales, religiosos, culturales y/o de negocios para quedarse con una tajada más grande del pastel.

Desafortunada o afortunadamente, no existe una fórmula única para el desarrollo turístico, pues las ramificaciones del sector son tan numerosas como los motivos de viaje de los turistas. Sin embargo, hay elementos comunes que deben funcionar óptimamente para que el sector se consolide como un actor relevante en la economía.

-Publicidad-

Según el más reciente informe de competitividad turística del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), Colombia ocupa el puesto 62 dentro de los 136 países estudiados, lo que representa un avance de un puesto frente al informe de 2015. Esta mejora se justifica por el aprovechamiento de las ventajas competitivas, como lo son sus recursos culturales y naturales, así como por la apertura internacional. También califica la infraestructura aeroportuaria como aceptable, pues permite una conexión adecuada entre las ciudades al interior del país y con los mercados internacionales. Sin embargo, aún hay grandes oportunidades de mejora en este frente.

En contraste, el transporte terrestre, la seguridad y el ambiente de negocios no salen bien librados. Para el WEF las inversiones en infraestructura vial, dado su objetivo de largo plazo, todavía no se traducen en eficiencia. Si bien reconoce que Colombia es más segura hoy que hace unos años, también indica que pasará algún tiempo antes de que se controle la seguridad ciudadana y algunos focos del terrorismo. Además, los altos costos para las licencias de construcción, así como un marco regulatorio ineficiente, son los responsables del mal desempeño del ambiente de negocios del país.

Vale la pena resaltar que las recientes mediciones de Brand Finance sobre la marca país que tiene Colombia indican que esta vale US$254.000 millones, lo que es un incremento del 6 % frente al año previo. Además, dentro de los 100 países del escalafón, pasó del puesto 41 en 2017 al 40 en 2018. Esto muestra que el país va por buen camino –aunque todavía queda mucho por mejorar– y es un aliciente para atraer más turistas e inversión extranjera.

En este sentido, hay que recordar que el turismo no es solo descanso, playa y fiesta, como lo quisiera el dios griego Dionisio. También hay actividades como negocios y convenciones, al mejor estilo del orden y seriedad de Apolo, hermano de Dionisio. Es por esto que, para hacer del país un destino más  atractivo para los viajeros, es necesario atender las necesidades que ambas deidades representan y se materializan en el turista de la actualidad.

Juan José Escobar
Editor en jefe

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-