Es el ‘tonito’

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Si algo caracteriza la labor de un líder es la necesidad de dirigir y orientar a sus colaboradores hacia diferentes metas y objetivos. Con esta tarea a cuestas, la comunicación se vuelve una herramienta clave, por no decir indispensable, dentro de las habilidades que deben tener.

Diversos estudios han demostrado que las personas en cargos directivos destinan entre el 70 y el 90 % de su tiempo de trabajo diario a comunicarse con sus equipos y grupos de trabajo. Si a esto se le suman las interacciones que se dan vía correo electrónico, celular, redes sociales, entre otros sistemas digitales, es evidente que la comunicación es casi una labor permanente para un líder.

Sin embargo, lo más importante no es el tiempo destinado a las interacciones ni el medio utilizado, sino la efectividad de la comunicación. De poco sirve que un presidente, gerente o, en general, cualquier persona que se encuentre en una posición de liderazgo destine la mayor parte de su jornada impartiendo directrices y asignando responsabilidades, si lo hace de una manera en que sus colaboradores no siguen sus instrucciones.

-Publicidad-

Es tal su importancia que no son pocos los procesos de selección para altos cargos gerenciales, donde las habilidades de comunicación efectiva están dentro de los principales ítems de búsqueda. De hecho, de acuerdo con análisis de la multinacional especializada en talento humano, Manpower Group, para el 61 % de las compañías, la comunicación es la habilidad blanda más valorada, mientras que el 34 % sostiene que es la más difícil de conseguir dentro de los aspirantes a cargos de responsabilidad –lo que la pone en la cabeza de la lista de retos al momento de elegir candidatos–.

En efecto, es necesario que los líderes desarrollen y ejerciten esta habilidad. Para esto no hay una receta única –de hecho, hay toda una industria alrededor del tema–, pero en ellas sí hay puntos comunes: escuchar con atención (en lugar de estar preparando una respuesta), considerar quién es el interlocutor (no es lo mismo hablar con un socio que con un colaborador, aunque se debe tratar a todos de la misma manera), ser breve y específico con los mensajes (para evitar malentendidos), pensar antes de hablar o escribir y, con esto, definir el mejor medio para comunicar el mensaje (tal vez, si hay mucho que decir, es mejor una llamada que un correo).

Además, siempre es necesario estar atento al lenguaje corporal, lo cual es aún más cierto en videoconferencias e interacciones físicas. Mantener una imagen de accesibilidad favorece la comunicación. Es por todo lo anterior que esta habilidad está considerada como una fortaleza en la sociedad digital en la que vivimos, pues, hasta el momento, no ha sido posible automatizarla adecuadamente.

En últimas, de lo que se trata es que los líderes sean capaces de comunicar con claridad y efectividad lo que necesita la empresa. Tanto el contenido del mensaje, como la forma y los canales en los que se transmite, son fundamentales. Esto puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso, no solo del líder, sino de la organización.

Por: Juan José Escobar Jaramillo
Editor en jefe

Contenido publicado en la edición «Líderes 2020», de La Nota Económica.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-