Cómo analizar escenarios de incertidumbre (COVID-19) por medio de la gestión de riesgo

0
Imagen: Freepik.
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Por: Eduardo Saavedra, Acting Partner Riesgos y Actuaría, y Óscar Espinosa, Gerente de Riesgos y Actuaría de PwC.

Cuando las empresas quieren identificar riesgos surge la pregunta: ¿esto ya nos ha ocurrido?, y sin haber medido su posible impacto se descartan riesgos importantes, en parte porque centran la atención sobre los más probables o conocidos (para los que en muchos casos ya se tienen controles y procesos, incluidos en su gestión, que permiten mitigar su impacto). Por ejemplo, cuando se hacen preguntas como “¿cuáles son las acciones que debo tomar si el riesgo es sistémico y tiene impacto en toda la economía?”, “¿cómo mido el impacto de este riesgo?” o “¿puedo tener impactos positivos de este tipo de riesgo?” muchas veces las empresas no obtienen respuestas que les permitan tomar decisiones informadas, luego se centran en la mitigación de los riesgos y no en la gestión de los mismos.

Las metodologías tradicionales de medición de riesgo, donde la mayoría de los casos utiliza datos históricos, como VaR o las pruebas de stress, se quedan cortos al momento de gestionar riesgos que nunca o muy pocas veces han ocurrido. Estas metodologías pierden certeza y pueden presentar resultados inadecuados para la toma de decisiones, incluso para modelos construidos con suficiente historia. Además, teniendo en cuenta que el escenario de incertidumbre actual no es incluido en la construcción de los mismos, los resultados de medición de riesgo basados en metodologías tradicionales carecen de credibilidad hoy en día.

-Publicidad-

En un mundo gobernado por la incertidumbre, la gestión del riesgo a través de escenarios se presenta como una opción que permite la toma de decisiones informada. Estos escenarios deben plantear posibles situaciones que las organizaciones enfrentarían, derivados del riesgo identificado, buscando medir su impacto en términos financieros, no como tradicionalmente se realiza, donde se habla por medio de escalas (alto, medio y bajo) y se definen rangos tan amplios que admiten demasiada subjetividad.

Teniendo en cuenta lo anterior, la gestión de riesgos debería contar con los siguientes pasos:

  1. Identificar los riesgos a los cuales se está expuesto (más relevantes).
  2. Analizar los posibles escenarios de acuerdo con la mejor información disponible.
  3. Entender los impactos financieros (positivos y negativos) que se presentan dada la situación para cada uno de los escenarios definidos y riesgos identificados.
  4. Definir con la información que se tiene hasta el momento, las probabilidades de dichos escenarios (para esto se pueden utilizar técnicas estadísticas o definir probabilidades adhoc, las cuales deben ser fácilmente ajustables en cualquier momento).
  5. Evaluar el impacto financiero de cada riesgo teniendo en cuenta impactos positivos, negativos y la probabilidad de sus escenarios.
  6. Evaluar el impacto financiero a nivel consolidado de los riesgos, teniendo en cuenta la posible interrelación que se presente en los mismos.

En tiempos de crisis, los pasos anteriores permitirán tener una carta de navegación para el negocio, identificando y midiendo sus principales riesgos, con el fin de definir estrategias y realizar una toma de decisiones informada. Además, el modelo posee una rápida adaptabilidad para desarrollar análisis de nuevos riesgos, cambios en las condiciones y nuevos escenarios, permitiendo la toma de decisiones de forma eficiente.

Los riesgos y escenarios deben ser evaluados y revisados periódicamente, permitiendo identificar nuevos factores, ajustes en los impactos derivados de la aplicación de controles o planes de acción resultantes de análisis anteriores, cambios en la estrategia de la compañía, etc.

Es importante tener presente que el mundo cambió y que es momento para que las organizaciones ajusten su comportamiento a la nueva realidad. Si esta situación vuelve a ocurrir en un futuro, ya sea por enfermedades, riesgos asociados al cambio climático, desastres naturales u otro escenario que pueda limitar de forma sistémica la economía de un país o del mundo, las empresas estarán preparadas para: responder en el menor tiempo posible, conocer el impacto en las organizaciones y tener una carta de navegación clara que permita tomar decisiones informadas. De esta manera, más empresas podrán resistir eventos con impactos relevantes para sus estados financieros.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-