La jornada semestral de la familia y los retos de su cumplimiento para las empresas

0
Imagen: Pixabay
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Por: Belisario Velásquez

Propendiendo por la protección de la familia como núcleo esencial de la sociedad, el legislador impuso mediante la Ley 1361 de 2009, adicionada por la Ley 1857 de 2017, a los empleadores promover, gestionar o garantizar una jornada semestral en la que sus colaboradores cuenten con un espacio para compartir con sus familias. Obligación cuyo cumplimiento, en términos muy generales, se circunscribe a que dichas jornadas no deben afectar los días obligatorios de descanso y a que no existe la necesidad de acordar un horario laboral complementario, a efectos de preservar el equilibrio contractual de la relación laboral. Encontrándonos ad portas de finalizar el primer semestre del año y en consecuencia de que cada empleador aplique la norma, me permito exponer algunas de las múltiples inquietudes en torno a su cumplimiento.

En primer lugar, surgen dudas de tipo logístico y económico. En este sentido, ¿debe el empleador asegurar que todo el grupo familiar de su colaborador asista a la jornada semestral de la familia? En caso afirmativo, ¿cómo puede asegurarlo?, entendiéndose que para ello debe coordinar al unísono los horarios laborales y/o académicos del cónyuge, hijos y familiares, ya que lo contrario supondría desconocer el espíritu de la norma. En segundo lugar, ¿resulta posible que la empresa A conceda un espacio de tiempo para que su colaborador asista a la jornada programada por la empresa B, para la cual labora su pareja o familiar? Sin duda, tal situación puede traer una serie de beneficios. En efecto, la empresa A se ahorraría los costos de programar la actividad, beneficiándose de la empresa B y alcanzando el propósito de la norma, pues el grupo familiar tendría un espacio idóneo para reforzar sus lazos socioafectivos. Al mismo tiempo, resguarda su operación, ya que la probabilidad de que un número significativo de sus empleados coincidan en la jornada disminuye.

-Publicidad-

Por su parte, la empresa B asumiría la totalidad de los costos de programar la actividad, lo que podría afectar su operación, en tanto que debe disponer, en una misma jornada, de un número significativo de colaboradores (incluso de todos). En caso de que no sea la totalidad de los empleados, se vería conminada a programar más de una jornada.

Así pues, resulta útil que la autoridad administrativa competente considere las inquietudes aquí planteadas, con el ánimo de que se determine y reglamente de manera práctica el cumplimiento de la Ley 1361 de 2009, adicionada por la Ley 1857 de 2017.

Lo anterior, teniendo en cuenta que, a la fecha, los empleadores se hallan en una incertidumbre jurídica con respecto a si están cumpliendo con la forma que espera el legislador, pues hoy no existen ni parámetros ni guías que permitan verificarlo.

Aspectos para tener en cuenta:

  • ¿A partir de cuándo las empresas deben aplicar esta ley de Día de la Familia? -¿Es obligatoria?

Lo primero es precisar que tratándose de una prerrogativa legal, la misma es de obligatorio cumplimiento en los términos en los que fue emitida.  La  Ley 1857 de 2017, que adicionó el artículo 5A a la Ley 1361 de 2009, normas que consagraron la obligatoriedad de una jornada semestral familiar, fue sancionada el 26 de junio de 2017, situación por la que las empresas debieron  empezar a dar cumplimiento a lo estipulado en ella, antes de finalizar el segundo semestre del año 2017, cumplimento que debe seguirse dando semestralmente,  tal y como lo indica la precitada norma.

  • ¿De qué forma las empresas pueden hacer efectiva la jornada semestral?

Conforme se señaló en el artículo, que no se encuentra reglamentada la manera de cómo debe cumplirse, en consecuencia no existe una forma específica de observancia de la norma. No obstante, lo que sí se debe tener presente es que la intención del legislador fue clara al propender por una jornada en la que efectivamente sus empleados  puedan compartir con su familia en un espacio suministrado por el empleador o en uno gestionado ante la caja de compensación familiar a la que pertenezcan sus colaboradores. Por lo tanto, la opción de conceder un día libre al colaborador no se enmarca dentro de las pautas generales de la norma y, en consecuencia, el empleador dentro del margen de interpretación que hoy permite la misma debe propender por la materialización del espíritu de la precitada ley.

  • ¿Qué efectos podría tener el incumplimiento de esta normativa?

Debe precisarse que tanto la  Ley 1857 de 2017 como la  Ley 1361 de 2009, son normas, publicas, generales y de obligatorio cumplimiento, por tanto su desconocimiento no  releva de la carga de cumplirlas. En ese orden, si no se ha cumplido oportunamente las empresas podrían, eventualmente, verse avocadas a que se les impongan sanciones por parte de las entidades administrativas que correspondan.

 

Finalmente, por cuestiones de calidad y para hacer un seguimiento que garantice una respuesta oportuna a sus interrogantes es importante que todas sus consultas sean enviadas únicamente al correo asesoria@belisario.com.co con copia a control@belisario.com.co.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.