¿La tecnología ayuda a aprender más?

0
Imagen: Freepik.
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Las tecnologías de la información y las comunicaciones han aportado herramientas novedosas y llamativas a los procesos educativos, algo que en primera instancia daría para pensar que estas tienen siempre un impacto positivo en el aprendizaje; sin embargo, su uso dista de tener únicamente secuelas favorables.

Con la reciente contingencia de salud que ha afectado a todo el planeta se ha evidenciado la necesidad de modificar los habituales patrones de comportamiento en diversas áreas, entre ellas la del aprendizaje, que ha encontrado en la tecnología un aliado estratégico para lograr los objetivos académicos de millones de estudiantes de todos los niveles. Pero no se puede desconocer que el acceso a diferentes herramientas y grandes cantidades de información no garantizan que estas se utilicen de la mejor manera. Es por eso que surge el interrogante de si realmente la tecnología ayuda a aprender más.

Según el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), se espera que la cantidad invertida globalmente en tecnología educativa (EdTech) aumente aproximadamente USD 342 mil millones para 2025, ya que se considera como una forma viable de abordar las crecientes y cambiantes demandas de aprendizaje. Sin embargo, muchos sistemas educativos permanecen desactualizados porque han sido diseñados para viejos modelos industriales y sociedades del pasado.

-Publicidad-

La Education Endowment Foundation de Reino Unido sostiene al respecto que es poco probable que la tecnología por sí misma mejore el aprendizaje, dado que muchas soluciones y servicios de EdTech solamente digitalizan las viejas formas de trabajo, reforzando la técnica de memoria y otras prácticas más propias de antaño que rara vez apoyan el desarrollo de habilidades y conocimientos de una manera efectiva y atractiva.

Este desafío a veces se conoce como la carrera entre la educación y la tecnología, donde la primera intenta ponerse al día y capitalizar los avances o la segunda esclaviza a los modelos de aprendizaje del pasado al digitalizar las viejas formas de trabajo.

Intervenciones en tecnología educativa

En torno al tema, la Pathways for Prosperity Commission de la Universidad de Oxford asegura que puede ser peligroso que el éxito de la EdTech se perciba como algo inevitable. En los países en desarrollo, la exageración tecnológica ha impulsado costosas inversiones en hardware dado que se piensa que con ello se logran mejoras sustanciales. Por ejemplo, ha habido programas para darle a cada estudiante un computador portátil, pero en muchos casos los maestros no tienen las habilidades y la capacitación digital para guiarlos en su uso, por lo que terminan guardados dentro de los cajones.

Dichas inversiones no solo han desperdiciado dinero en países con presupuestos ajustados, sino que han creado malentendidos generalizados sobre la mejor manera de invertir en soluciones tecnológicas.

De acuerdo con los investigadores de la Pathways for Prosperity Commission, las intervenciones en EdTech que sí funcionan se caracterizan por lograr hacer dos cosas. La primera es que se centran no solo en el hardware, sino en el contenido, el intercambio de datos y las conexiones de todo el sistema habilitadas por la tecnología digital. En segundo lugar, solamente se implementa la tecnología después de una cuidadosa consideración y cuando es apropiado abordar un problema real previamente identificado.

Un caso de éxito en este campo se pudo observar en Kenia, donde el Ministerio de Educación implementó el programa Tusome, una plataforma de alfabetización con materiales didácticos digitales y un sistema de retroalimentación de maestros basado en tabletas. Su buen resultado se debe al hecho de que se dirigió a dos áreas previamente identificadas que necesitaban mejoras: el acceso a los recursos de aprendizaje y el rendimiento docente.

Otra experiencia prometedora es la del software de aprendizaje adaptativo, el cual adecua el aprendizaje en función de los datos recopilados sobre el rendimiento académico de cada estudiante. Un ejemplo de esto es el programa MindSpark, en India, con el que se logró un aumento en el rendimiento del 38 % en las matemáticas en cinco meses, por un costo estimado de USD 2 al año al ser ampliado a más de 1.000 escuelas. La tecnología capacita a los alumnos, adaptando las lecciones a sus fortalezas y trabajando en sus debilidades.

La diversidad del proceso de aprendizaje

Según lo señala un informe publicado por el WEF, los enfoques modernos de enseñanza que cuentan con tecnologías avanzadas invierten los procesos de aprendizaje, permitiéndoles a los estudiantes ir más allá de simplemente recibir información. La educación que ofrecen estos nuevos canales proporciona un aprendizaje a ritmo, en el que los estudiantes pueden ajustar el contenido de acuerdo con su capacidad académica.

Si bien es cierto que dotar a los estudiantes de recursos como tabletas y ofrecer cursos en línea son pasos importantes que van en la dirección correcta, estas herramientas pueden terminar convirtiéndose en plataformas que ofrecen planes de estudio tradicionales pero con un formato diferente.

Por ello, se requiere que la EdTech comprenda cómo las diferentes personas adquieren conocimiento y absorben conceptos, y luego entregue estos basados en el estilo individual de aprendizaje de cada estudiante, ya sea a través de la narración de historias, videos, juegos u otras actividades. Con esto se puede dar la posibilidad de que se desarrolle una cultura de aprendizaje permanente, en la que los estudiantes tengan hambre de conocimiento y se preocupen por el fortalecimiento de sus habilidades, incluso mucho después de que hayan abandonado las aulas.

Ventajas y desventajas de las TIC en la educación

De acuerdo con un informe de la Universidad Internacional de La Rioja, el uso de la tecnología en los procesos de aprendizaje tiene tanto virtudes como defectos. Entre las principales ventajas están que se puede alcanzar una interacción sin barreras geográficas, pues internet permite crear foros de discusión para que, de esta manera, participen todos los integrantes aunque no estén físicamente cerca.

También favorece a que los aprendices puedan estar informados sobre las últimas novedades de cualquier tema, adquiriendo conocimientos a su propio ritmo y en el horario que les convenga, y ahorrando tiempo y dinero ya que no tienen que trasladarse a ningún instituto. Por otro lado, el alumno adquiere habilidades de discernimiento para saber cuándo está frente a información valiosa o descartable.

En la educación a través de las TIC cada alumno es responsable de su proceso de aprendizaje, por lo que puede resultar una buena manera de reforzar la iniciativa individual para continuar estudiando. Además, esta modalidad brinda un sistema de retroalimentación inmediata cuando el usuario se equivoca en una respuesta, permitiéndole conocer que se está equivocando.

Aunque las tecnologías le aportan una gran cantidad de beneficios a la educación, no se pueden dejar de lado los inconvenientes, entre los que se destacan las distracciones que se pueden presentar si no se separa la búsqueda de conocimiento de los ratos de ocio. Otras falencias posibles son que se genere un proceso de aprendizaje superficial y poco humano y que se corra el riesgo de que los alumnos pierdan capacidad crítica frente a lo aprendido.

Una investigación de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) detalla que las nuevas generaciones desarrollan sus habilidades sociales con base en las normas que regulan al ciberespacio, lo que con el tiempo podría llevar a la pérdida de ciertas capacidades y afectar la comunicación en persona. Además, el uso permanente de la tecnología puede traer diversas consecuencias para la salud, entre las que se destaca la pérdida de memoria a corto plazo, debido a que tener la información almacenada en los dispositivos móviles evita que tengamos que pensar o esforzarnos por recordar.

Como se puede apreciar, el uso de la tecnología en los ambientes educativos puede ser un gran aliado para lograr mejores resultados en los procesos académicos, pero es necesario utilizarla de manera adecuada y entendiendo que es una herramienta dentro de un proceso que, a su vez, requiere retroalimentación y participación activa para obtener resultados favorables.

Contenido publicado en la edición «POSGRADOS 2020-2021», de La Nota Educativa, una marca de La Nota Económica.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
-Publicidad-