La Nota Económica

Liderazgo y Talento Humano: Una visión desde Industria 4.0

La Nota Económica

La Nota Económica

Categoría: Análisis
Aleck-Santamaria--OCT-5

Por: Aleck Santamaría De La Cruz

En estas últimas semanas, después del inicio de actividades comerciales e industriales de forma más amplia, teniendo como objetivo la reactivación económica mientras se mantienen las medidas de salud pública, se puede observar una mejora gradual del consumo, de la producción industrial y de la generación de empleo.

Un balance de los casi seis meses de cuarentena nos ha permitido avanzar y generar reflexiones sobre algunos aspectos que han sido tratados en estas columnas, incluyendo la transformación digital, la excelencia operacional, el reto de reiniciar operaciones o el rol de la tecnología en la sociedad. Aún así, la pandemia persiste y aún falta tiempo ya sea para la inmunidad de rebaño o para una vacuna efectiva distribuida y aplicada en la población. Los retos persisten, y se mantiene la premisa que para abordar el mayor desafío de salud pública que ha enfrentado nuestra sociedad, la humanidad en su conjunto, dependeremos de la conciencia y actuar individual para el resultado colectivo.

Y en medio de tal desafío, no nos es permitido desfallecer en el rumbo de generar capacidades industriales y competitividad. Quiero ilustrar esto con dos ejemplos. El primero: hace aproximadamente un año fui invitado a participar del encuentro de líderes de industria, gobierno y entidades gremiales en USA en donde se discutiría, con alcance legislativo, la hoja de ruta para el desarrollo de competencias en industria 4.0 en el periodo 2020-2030. El déficit de competencias en USA se estima en aproximadamente 20 millones de trabajadores con habilidades propias para un entorno de industria en las condiciones que exige la transformación digital. En Colombia, en contraste, el déficit puede oscilar entre 40 mil y 60 mil para los próximos cinco años, dependiendo de la fuente. Para la región, entre 500 mil y un millón. El crecimiento de la productividad (no la productividad en sí misma) en USA ha caído y se han planteado retomar el rumbo. Este año hay un nuevo encuentro, para revisar avances y articular el sector privado, público, universidades y gremios en las líneas de trabajo identificadas. Y al igual que el año pasado, cerrará el evento con sesiones en el Capitolio. Es anecdótico que el evento sea patrocinado, entre otros- pero principalmente- por la Fundación Bill y Melinda Gates. ¿Por qué? Porque si hay algo que también transforma la tecnología son las competencias requeridas, y no necesariamente las más inmediatas que creemos, como explicaré a continuación.

LinkedIn publicaría en enero de este año el conjunto de competencias más demandadas en este 2020. En aquellas denominadas competencias blandas, la encuesta destaca: Creatividad, Persuasión, Colaboración, Adaptabilidad e Inteligencia Emocional. En pandemia, podríamos adicionar Empatía y Flexibilidad. En cuanto a competencias duras, las del saber, se destacan analítica de negocios, inteligencia artificial o blockchain. No es un secreto que saber no es suficiente, hay que saber trabajar en equipo.

El Instituto de Gestión de Activos (IAM, por sus siglas en inglés), el Foro Global en Mantenimiento y Gestión de Activos (GFMAM) o el conjunto de normas de Gestión de Activos ISO 55000/1/2, promueven el liderazgo y la cultura como factores determinantes del logro de los resultados empresariales, concretamente en lo relacionado con la generación de valor sostenible dentro del ámbito empresarial en un marco de Gestión de Activos.

En un entorno 4.0 el primer conjunto de habilidades que intuitivamente llegan a la mente se refiere a aquellas relacionadas con el saber. No es suficiente. Negociar empáticamente, desarrollar talento humano, comunicar concreta y asertivamente, resolver conflictos son algunas de ellas. Y aquí hago referencia a una decisión personal de hace ya varios años, iniciando el uso de lo que posteriormente se llamaría Office y que implicó la transición de las diapositivas impresas para proyectores de acetatos a proyectores de haz de luz desde un computador. ¿Desconocido para muchos? Eso sucedió en mi caso hace aproximadamente 25 años, y aún conservo esos acetatos de mis primeras conferencias. En ese momento de transición tomé una decisión: me preocuparía más por saber que escribir en las presentaciones que en saber hacer tales presentaciones con animaciones o recursos elaborados. Presentaciones y textos minimalistas, en un mundo lleno de multimedia, efectos de sonido, efectos visuales de cosas apareciendo y despareciendo. La razón: tanto ruido visual y auditivo distrae al auditorio del mensaje fundamental: aquello sustancial, útil y concreto.

La tecnología en industria debe estar más orientada a contaminar menos, a ser más sostenibles, a tomar decisiones de largo plazo en vez de hipotecar futuro con decisiones inmediatas, a generar valor compartido, a generar valor. Y para ello se requiere, guardando las proporciones de la experiencia anterior, a contar dentro de los equipos los saberes e intenciones que integren el propósito y el contenido, junto con las capacidades que dan las herramientas por sí mismas, por lo menos. Bien se dice que la velocidad del conocimiento es tal, que la obsolescencia es la norma, y en ese sentido no queda más remedio que desaprender para aprender, y volver el aprendizaje un estilo de vida y una competencia.

Quiero destacar, para terminar, dos aspectos que aún no se ha dimensionado en toda su magnitud. Por una parte, varios referentes tecnológicos han planteado desde el año 2017 que más de la mitad de nuestros niños de hoy tendrían trabajos que aún no existen. Eso es 20 años de gruesa transformación que para países y regiones como la nuestra aún hay que entender (y gestionar). El otro aspecto, es el efecto del confinamiento en nuestros niños, con un impacto en sus habilidades cognitivas y sociales, algo no menor y que requiere de nuestra atención como individuos, familias y sociedad. En mi opinión, el desafío es enorme en este ámbito, agravado porque no todos nuestros niños tienen el ambiente seguro y con los medios necesarios en sus casas.

Corazones y mentes son la clave de cualquier proceso transformacional colectivo, desde lo empresarial o lo social, hay que seguir trabajando en el desarrollo de competencias y habilidades para este nuevo futuro, en este nuevo contexto social, con los desafíos socioeconómicos y de desarrollo que arrecian como consecuencia de la pandemia. El liderazgo y el talento humano son fundamentales para cualquier avance y proceso de transformación. Esta vez, no es diferente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
La Nota Económica

La Nota Económica

Las mujeres lideraron el 28 % de las empresas registradas en 2020 en Bogotá y la región

Imagen: Pixabay.
La Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) reportó que a corte de diciembre de 2020, en Bogotá y la Región,...

Retroceso de más de una década en la participación laboral de las mujeres de la región

Imagen: Pixabay.
La crisis económica generada por la pandemia impactó negativamente en la ocupación y en las condiciones laborales de las mujeres...

Cisco Webex ahora es partner oficial del equipo McLaren en la Fórmula 1

Imagen: Pixabay.
El equipo McLaren Racing, que compite en el campeonato mundial de Fórmula 1, anunció una nueva asociación multianual con Cisco...

Más productos
La Nota

La Nota educativa

La Nota Empresarial

Eventos La Nota

Contacto

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus.
Teléfonos:
E-mail: